Xirivella detecta que las prórrogas del estado de alarma disparan los cuadros de ansiedad, depresión y pánico

971

El servicio telefónico de atención psicológica de Xirivella, que sigue la evolución diaria de medio centenar de personas y monitoriza el impacto emocional del confinamiento, ha detectado que “el simple aviso de que la situación se va a alargar en el tiempo multiplica los cuadros de ansiedad, depresión o pánico”, según las psicólogas Luisa Llorens y Miriam Pozuelo que están al frente del gabinete.

El perfil más habitual del solicitante de asistencia psicológica es el de una mujer de avanzada edad, que vive sola o con su pareja y que echa de menos el contacto físico con el resto de la familia o el entorno social. “El miedo a la soledad o a una muerte inesperada, junto con las preocupaciones y pensamientos sobre el futuro de hijos y nietos, suele ser la causa principal de consulta”, explica Miriam Pozuelo. “ Les recomendamos que vivan el día a día y que entiendan que la causa del estrés emocional que sufren está fuera de su control y es pasajera”, añade Pozuelo.

Las profesionales del gabinete psicológico de Xirivella realizan un seguimiento periódico a más de 50 personas desde que empezó la crisis COVID-19. “Nuestro compromiso de llamarles a diario les tranquiliza; tienen nuestro número de teléfono, saben que estamos disponibles y a menudo establecemos contacto por WhatsApp”, cuenta Luisa Llorens. “Ante un cuadro de ansiedad o depresión valoramos el historial psicológico o clínico de la persona y, si consideramos que requiere asistencia urgente, remitimos el caso al Centro de Salud o al 112 para que realicen una visita domiciliaria”, expone Llorens.

Pero hay otros perfiles de riesgo más allá de las personas de edad avanzada. El confinamiento acentúa la debilidad psicológica de las que seguían un tratamiento por su adicción a las drogas o el alcohol antes de decretarse el estado de alarma. “Tras valorar algunos de esos casos les hemos remitido a la Unidad de Conductas Adictivas con la recomendación de expedirles un certificado que les permita salir de casa un rato, preferentemente en compañía”, asegura Miriam Pozuelo. Otro perfil creciente de usuario de la atención psicológica es el del joven sin patologías previas. “En un principio no tuvimos casos de este tipo, pero con las semanas de confinamiento se nos están presentando cuadros de insomnio, ansiedad y trastornos obsesivos compulsivos en personas de corta edad”, informa Llorens.

Para ambas profesionales la mejor receta es la esperanza y no perderse en el fatalismo de los informativos o las medias noticias que circulan por las redes sociales. “Una de las reflexiones que mejor les sienta es cuando les decimos que la mayoría de sus problemas desaparecerán con el confinamiento y que el sol, tarde o temprano, volverá a salir.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.