Xavier Aldekoa: “Los africanos luchan cada día por mejorar”

0
241

En los últimos quince años Xavier Aldekoa ha cubierto múltiples conflictos y temas sociales en más de cuarenta países africanos y fruto de esa labor su trayectoria se ha visto reconocida con galardones tan notables como XXII Premi Civisme o el VI Premio Letras Emergentes.  La escritura sobre su pasión por África no es ajena a su labor periodística.

Bajo el sello de Ediciones Península, el corresponsal y periodista Xavier Aldekoa acaba de publicar ‘Indestructibles’, un libro que, sin dejar de lado la compleja realidad del continente africano, pone su mirada sobre las personas que viven y luchan por alcanzar sueños y metas. Como señala su contraportada: “Es un libro sobre seres humanos que no se rinden”. Para conocer cuál es la realidad humana que retrata en su obra hablamos con Xavier Aldekoa durante su visita a València.

Xavier Aldekoa,:“África es un continente de retos y superación”.

Pregunta: ‘Indestructibles’ tiene una portada preciosa. En ella se ve una joven negra trabajando y elevando su mirada hacia un punto, quizá, del cielo. Lleva una camiseta verde en la que se lee en su manga izquierda: ‘I love Africa’. Es toda una declaración de principios, ¿verdad?

Xavier Aldekoa: Sí, sí. Al final es un intento de mirar a África de una manera diferente. De aportar dignidad a los protagonistas. La foto es la de una niña que tiene una historia muy dura detrás, la han casado y se ha visto obligada a vivir una situación en contra de su voluntad. Ella representa la mirada de un pasado y de un futuro que busca ser mejor. Tuve la oportunidad de hablar con ella durante unos días, tiene veinte años, y te das cuenta que tiene una mentalidad revolucionaria, dice cosas como “yo soy hija de este contexto y no me puedo escapar y las chicas se casa muy jóvenes y mis hijas no dejarán de ser niñas hasta que yo lo decida y no van a casarse tan pronto “. Esa mentalidad es muy revolucionaria para un pueblo muy pequeño en el norte de Uganda.  La portada es una invitación a mirar de una manera diferente al continente y que se basa en la dignidad de sus habitantes y en la lucha que realizan cada día. África es un continente de retos y superación.

P: La frase ‘Yo amo África’, lo dice todo.

X.A.: Exacto. Es un intento de ver no sólo a esa chica, esa chica es la imagen de todo un continente. La pasión que yo siento por África se traslada a esa foto. Sobre todo ver a esa gente con el valor de quienes intentan cambiar sus vidas. Más allá de si lo consiguen o no, reivindicar un poco el valor del intento donde perder casi siempre es normal. Los africanos luchan cada día por mejorar.

Portada del libro.

P: El libro es toda una proclama sobre personas que se sobreponen a la dificultad y a las adversidades de una realidad durísima. Personas anónimas para un Primer Mundo que no termina de entender al continente africano pero al que tú pones nombres y vivencias. Abres tu obra con la hermosa historia de una niña, Marceline, que quiere ser maestra.

X.A.: Sí, sí, es así. Personas que se definen por ese no rendirse, por luchar para alcanzar una dignidad en sus vidas que se diluye con mucha rapidez entre sus manos. Marceline es una niña de Madagascar que vive en un contexto muy complicado de pobreza, un lugar en el que hay que andar dos horas, cada día, para ir al colegio y otras dos horas para volver y…, sin embargo, dentro de esa situación tan dura, en la que ella tiene que hacer todas las labores de la casa y del trabajo, ella se define por ese tesón,  por ese intento indestructible de querer ser profesora, de querer realizar su sueño. Creo que eso tiene una enseñanza, creo que la gente se define por cómo quiere cambiar sus vidas y no solo por las dificultades que le han tocado vivir.

P: Pese al expolio de las grandes multinacionales extranjeras, pese a la terrible presencia de Boko Haram, pese a los conflictos armados y las desigualdades, millones de africanos siguen poniendo una sonrisa al futuro, ¿queda espacio para un futuro alentador?

X.A.: Sí, sí, pese a las situaciones de drama y horror hay que pensar que sí. Aquí es necesario introducir unos mínimos. Sí que es verdad que en la zona de Boko Haram, el Lago Chad que estoy recorriendo, cuando no hay paz, cuando no hay comida, esa sonrisa se desdibuja. La imagen del africano sonriente y amable desaparece. Esa imagen amable es habitual en otros sitios porque son gentes habituadas a vivir en comunidad. Para  la calle forma parte de un espacio vital diario, en el que la otra persona es alguien a quien acoger. Solo el detalle de cuando van a comprar, cualquier cosa, ya calculan que tiene que detenerse varias veces en el camino para conversar con el vecino, para preguntarle cómo está y cómo está su familia y…, ese valor que le dan al otro es vital y muy importante. En zonas castigas por el yihadismo del Boko Haram la situación se desmorona porque lo que la gente intenta ahí es sobrevivir, nada más que sobrevivir.

P: ¿Qué es lo que atrapa en un continente tan gigantesco y con sociedades y realidades tan diversas y complejas para proclamar ‘Amo África’ o ‘Me siento africano’? ¿Qué sentimiento territorial e identificativo puede unir a un libio y un mozambiqueño?

Xavier Aldekoa.

X.A.: Bueno…, sí que hay un sentimiento que puede verse en cuestiones, quizás, no tan importantes como la política pero sí como lo fue el Mundial de Fútbol. Yo recuerdo el mundial de Sudáfrica y todos iban por su equipo, si se clasifican a una nueva ronda, y sino iban a favor de otro equipo africano que estaba clasificado. En caso que ningún equipo africano estuviera en la ronda, iban con el equipo europeo que más africano tuviera entre sus jugadores. Por otro lado, también hay unas diferencias tremendas a nivel de diversidad de etnias, tribus y pueblos que no siempre se relacionan entre ellas y…

P: … La matanza en Ruanda entre las tribus de tutsis y hutus sigue dando escalofríos.

X.A.: ..Bueno…, eso fue hace 25 años y fue un verdadero genocidio que no debemos olvidar y…, sí, sí, así es. En Sudán hay más de 200 etnias diferentes, en Nigeria otras tantas y las diferenicas son enormes. Sí que hay un englobador de África pero también hay una diversidad, o una riqueza, muy difícil unificar.

P: Hablando de riquezas, África es un continente poderosamente rico pero sus dueños están muy lejos de África.

X.A.: Sí, están los poderosos en el continente pero se llevan las riquezas fuera. La historia de abusos y expolio es muy larga en África y…, podemos hablar de mala gobernanza, dictadores, corrupción pero…, pero aun así los países no han mejorado y el africano de pie no ha visto llegar a su vida nada de las riquezas que extraen de sus países.

P: Decía el poeta Mario Benedetti que detrás de las banderas, detrás de las naciones y detrás de los políticos estaba la gente. ‘Indestructibles’ es todo un homenaje a esa gente que desde el anonimato se impone a etiquetas y desafíos. Detrás de todo siempre está la gente.

X.A.: Suscribo totalmente la frase. Benedetti tenía muchísimas veces la razón en sus comentarios y estoy de acuerdo con él. Siempre está la gente detrás de toda acción que busca una mejora y en África se ve cada día.

P: Muchas Xavier por hablarnos de tu libro y por tu gran labor periodística y social.

X.A.: Gracias a vosotros por prestar atención a mi libro y darle espacio en vuestro medio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.