Queso provolone untable y cremoso en dos minutos

229

Te propongo una receta fácil que te va a salvar esas comidas o cenas en las que no tienes ganas de cocinar, pero te apetece algo rico. Es una elaboración que lo tiene todo; pocos ingredientes, elaboración rápida y pocos aparatos, de hecho, todo se va a hacer en el microondas, que es un electrodoméstico al que no se le suele sacar todo el partido, ya que creemos que solo se puede usar para calentarte el vaso de leche por las mañanas.

provoloneSi no tienes microondas y estás pensado en comprar uno, te enlazo a una web de microondas que te los compara en función de tus necesidades. También podrías hacer esta preparación en el horno, lo que pasa es que encender el horno para hacer solo una porción puede ser algo engorroso.

Lo normal es que este provolone con tomate de textura untable te sirva como un entrante sencillo, de los que sirven para comer directamente del plato y juntar a familia y amigos en torno a la mesa.

El provolone es un queso hecho a base de leche de vaca. Históricamente es tradicional en el norte de Italia, ya que se suele producir en las regiones del valle del río Po, principalmente Lombardía y Véneto. El origen de este interesante queso coincide con la unificación de Italia, que hasta 1870 era un compendio de reinos diversos.

Los productores de quesos del sur de Italia se trasladaron al norte, donde tenían muchas más infraestructuras y disponibilidad de leche de vaca durante todo el año. Así consiguieron un queso semiduro, de sabor claro y textura firme, que permite que se pueda cortar sin desmoronarse y sea apto para rallar cuanto más añejado. La corteza es dura, pero delgada, de color amarillo brillante y ligeramente ahumada. Existen dos variantes; suave y picante, en función de los tiempos de maduración que se le hayan dado al queso.

La palabra provolone se encuentra por primera vez en el vocabulario de Agricultura de Canevazzi (1871). Algunos historiadores  lo asocian con la palabra «provola» que se refiere a la muestra que se utilizaba tradicionalmente para controlar el grado de hilatura del producto, durante la elaboración del queso; sin embargo, otros afirman que viene de la palabra «provatura», que se refiere a la forma esférica que presentaba inicialmente. Aunque la forma original del provolone era redonda, la introducción de moldes  de diferentes materiales a principios del siglo XX, permitió darle otras formas.

En España, la versión del provolone que podemos encontrar más habitualmente en los supermercados es la suave y redonda. Habitualmente preparada para hacer a la plancha. En otros países le conocen más usos, por ejemplo, en Argentina es muy habitual usar el provolone en la pizza.

Ingredientes

  • Queso provolone en loncha.
  • 2 cucharadas soperas de tomate frito.
  • Especias al gusto

Elaboración

  1. El primer paso es tener un recipiente que sea apto para microondas y tenga en su interior, más o menos, el tamaño de la loncha de provolone. Los cuencos de barro son ideales, tanto por su utilidad como por su presentación rústica.
  2. En la base del plato o recipiente coloca el tomate frito. Lo podrías sustituir con rodajas de tomate crudo, y te quedaría más ligero y fresco, pero ya que estamos con un plato fuerte y calórico vamos con todo. Sobre esta base también podrías añadir algún ingrediente extra. La cebolla caramelizada, la berenjena previamente frita o encurtidos tipo alcaparras le van de lujo.
  3. Coloca el queso entero, conforme viene en el paquete, sobre la base. Intenta aplastarlo un poco hasta que se vea un poquito de tomate frito saliendo por los lados.
  4. Es el momento de las especias. Aquí puedes innovar lo que quieras, aunque mi recomendación es que uses especias que se asocian a la comida italiana. En mi caso me gusta utilizar la siguiente mezcla, que ya tengo preparada; tomate seco, pimienta negra, ajo, albaca, orégano, guindilla y cebolla roja. Todo esto en polvo, aunque si tuvieses la albahaca fresca el resultado se eleva.
  5. Llegamos al último paso. Coloca el recipiente en el microondas y ponlo a máxima potencia durante dos minutos. Fácil y rápido. Sácalo con cuidado cuando termine, ya que el recipiente podría estar muy caliente y no queremos quemarnos. Una vez fuera tienes que tener cuidado con una cosa, no dejes que se enfríe. Acompáñalo con pan tostado cortado fino y te quitará el antojo de comer pizza. Incluso lo podrías llegar a rematar con un toquecito dulce que lo termina de explotar; una mermelada casera.

Te recomiendo que, si estás cocinando, esto sea lo último que prepares. Es decir, tarda tan poco en hacerse que puedes meterlo al microondas cuando vayas a poner la mesa y, de esta manera, tener este delicioso untable listo para el momento de empezar a comer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.