¿Qué necesitas para empezar una reforma?

127

Cuando vamos a hacer una reforma nosotros mismos necesitamos hacer una lista para tenerlo todo a mano. Es muy típico que las reformas se paren porque no tenemos lo necesario y tengamos que ir a la tienda a comprar.

Esto hará que la reforma se eternice, de manera que lo mejor es coger lápiz y papel e ir apuntando. Para ayudarte, nosotros hemos realizado una pequeña lista que te servirá como base.

Herramientas

Lo primero que necesitamos para hacer una reforma son las herramientas de calidad. Estas herramientas las puedes comprar online en Fixami, una web que lleva ya mucho tiempo vendiendo este tipo de equipos tanto para aficionados como para profesionales.

En la lista de la compra no debemos dejarnos ninguna herramienta, desde las más caras como las eléctricas a las más económicas y simples como un martillo o un cubo. No disponer de alguna de ellas solo nos va a provocar retrasos y enfados, que sumados al estrés de la reforma no desembocará en nada bueno.

Saber qué vamos a hacer con los escombros

Toda reforma conlleva la existencia de escombros. Si es una reforma pequeña los escombros los podemos llevar al punto limpio de nuestra localidad, que admitirá más o menos cantidad dependiendo de sus políticas de recogida.

Antes de empezar la reforma hay que saber qué vamos a hacer con los escombros, si los vamos a poder transportar nosotros en un saco o en un pequeño remolque, si necesitamos un contenedor en la calle, etc.

Permisos

El que seamos nosotros los que hacemos la reforma no significa que no necesitemos permisos.

Esto depende de cada ayuntamiento, por lo que hay que ir a informarse. La obra que en una localidad no necesita ni ser comunicada en otra requiere que tengamos un permiso de obra menor y paguemos la respectiva tasa.

De esta forma, lo mejor es preguntar antes para evitar multas del ayuntamiento por no tener la licencia que corresponda.

Un presupuesto cerrado

Las obras son pozos sin fondo de dinero, pues una vez que comenzamos se nos van ocurriendo ideas y cambios que suman más y más euros a lo que pensábamos gastarnos.

La mejor idea, para evitar este problema, es hacer un presupuesto cerrado desde el inicio del cual no nos vamos a salir si no es por una necesidad extrema, como que haya que sanear una pared por una humedad que no habíamos visto y problemas de este estilo muy comunes cuando reformamos una casa antigua.

Más tiempo del planeado

Por último, lo que más vamos a necesitar es tiempo. Al inicio de una reforma siempre se planea lo que va a durar, pero esos planes siempre fallan.

Esto es muy importante si estamos reformando un inmueble que vamos a necesitar a corto plazo, pues los planes nunca se cumplen cuando hay reformas. Así, nuestro consejo es que al tiempo que pensabas tardar le añadas al menos otro 50%, lo que se acercará más a la realidad.

Hacer una reforma, aunque sea pequeña, siempre es complejo y necesitas tener en cuenta muchos elementos, como las herramientas de calidad, los permisos, el tiempo, los imprevistos, etc., por lo que lo mejor es hacer una lista al empezar y previsiones realistas en cuanto a los plazos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.