En nombre de su libertad

949

Yo ya sé que entrar al marco mental del contrario supone, casi siempre, perder la batalla. Pero en esta ocasión yo quiero arremangarme y enfangarme. Érase un hombre a una nariz pegado.

punto de vacunacion COVID-19Recuerdo un capítulo de los Simpsons, -que todo lo han pronosticado-, en el que el abuelo de la familia prende la hoguera en la que está atado el director Seymour Skinner mientras éste agoniza al grito de “les digo que la tierra gira alrededor del Sol”. Con esto de la pandemia no puedo evitar tener una sensación agridulce ante tanto visionario, negacionista, sabelotodo y antivacunas. Tengo un amigo que dice que no se les debe llamar ‘antivacuna’ sino ‘promuerte’.

La sensación es dulce porque la sociedad española es ejemplo en todo el mundo porque ha hecho en su inmensa mayoría lo que debía hacer: arrimar el hombro, cumplir con las medidas de seguridad y vacunarse. Poner su grano de arena vacunándose porque el no vacunado contagia más y pone en peligro a los demás, aunque estos estén vacunados. Porque sí, la vacuna ni es efectiva al cien por cien, ni previene el contagio ni dura por siempre. Por eso, si no te vacunas y aunque yo esté vacunado, me puedes enviar a la UCI si soy persona de riesgo o me puedes dejar sin levantar la persiana si soy autónomo y no puedo ir a trabajar porque soy positivo.

Al calor de este debate, algunos políticos irresponsables han agitado con la boca pequeña todo esto del negacionismo y la falta de libertad. Por cierto. ¿Me pregunto por qué algunos aún no han dicho si se han vacunado o no? Ni todo es aceptable en nombre de la libertad ni la libertad es tomarte una caña en un bar y menos si no estás vacunado. Mi derecho a la salud está por encima de tus reparos para no vacunarte. Sin salud sí que no hay libertad. La libertad es poder vivir, en condiciones dignas si me lo permiten. Poder estudiar aunque hayas nacido en un barrio humilde o saber que si sufres una enfermedad que te deviene incapacitado para el trabajo, el Estado te cubre. Eso es la libertad y no tomarte una caña. Por ejemplo.

No me deja de fascinar que los que más agitan la bandera de la supuesta libertad para no vacunarse (y por tanto poder contagiar más a los demás, claro) son los mismos que están en contra de que puedas utilizar la eutanasia y elegir cuando morir si estás sufriendo una enfermedad incurable y te retuerces de dolor y de pena. Son los mismos que te dicen que, en función de con quien te vayas a dormir, vas a tener más o menos derechos civiles. Los mismos que te dicen cómo y donde puedes vivir y que si has nacido al otro lado del mundo no tienes libertad para probar suerte en otro sitio. Los mismos que quieren la libertad para llevarse su capital al otro lado del mundo y dejarte a ti la libertad para tomarte una caña y poco más. Esos mismos, los de la libertad irresponsable, son los que con su actitud miedosa y poco patriótica nos restan salud, y por tanto libertad a los demás.

Los reconoceréis porque alardean de haber descubierto la conspiración mundial más malvada de la historia a un click en Facebook, Youtube o Whatsapp. En nombre de la libertad y contra la libertad de la mayoría. En nombre de su libertad.

[ Fran Raga | concejal del PSPV-PSOE de Massanassa | @FranRaga ]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.