La joven de Alboraya retenida en Australia por el coronavirus critica la falta de noticias de Asuntos Exteriores

1039

Loe 300 españoles que se encuentran en Australia retenidos por la pandemia del coronavirus –entre los que se encuentra Raquel, la vecina de Alboraya– han vuelto a pedir al Ministerio de Asuntos Exteriores ser repatriados aunque, como nos explica Raquel-, “la única solución que nos dan es que intentemos volar antes del 15 por nuestros medios”.

Raquel española atrapada en Austrialia coronavirusEn conversación con Raquel, la vecina de Alboraya ha explicado que “la embajada La sigue presionando a que compremos vuelos con Qatar antes del día 15 porque se acaban los vuelos”. Esta solución, según Raquel, no parece tampoco ser la solución a sus problemas ya que “conozco personalmente a dos personas que tiene billete para esta semana y les han cancelado el vuelo y desde hace varios días no obtienen ninguna respuesta para tener reubicación”.


Raquel recuerda que los españoles han remitido una carta a la ministra de Asuntos Exteriore, Arancha González Laya, aunque de momento no hemos logrado respuesta.

La carta enviada la semana pasada fue firmado por la práctica totalidad de los 300 españoles confinados en Australia y que se han organizado a través de whatsapp.

La carta dice así:

“Soy una de las muchas personas de nacionalidad española que nos encontramos en Australia durante la pandemia del COVID-19. Como sabe, anualmente miles de españoles/as venimos a este país con visas temporales por distintos motivos; estudios, visa de trabajo y vacaciones… Muchas de estas personas están volviendo a casa durante las últimas semanas, otras personas seguimos aquí, pero todos/as nos vemos afectados por esta pandemia a más de los 15.000 km de nuestras casas.

Ciertamente no sabemos si ha recibido noticias sobre nuestra situación aquí y por ello hemos decidido escribirle personalmente para transmitirle todo el calvario y el descontrol que vivimos en estos momentos. Queremos expresar el sentimiento generalizado de frustración y decepción con la labor del Ministerio de Asuntos Exteriores del Gobierno de España ya que no sólo nos sentimos en una situación de abandono total, sino que constantemente nos vemos incitados y presionados a tomar decisiones importantes de manera precipitada para coger las opciones que nos proponen y cambian constantemente, por lo que no nos dan ninguna seguridad.

Entendemos que en nuestro país la situación actual no es fácil para nadie. Pese a eso, ustedes no dejan de anunciar que están ayudando a todos los ciudadanos españoles que estamos en el extranjero, nada más alejado de la realidad que vivimos los que estamos aquí atrapados. Sabemos que, por suerte y de momento en este país, la afectación del covid-19 es inferior a la de Europa y la de otros países. Aún así, desde el día 25 de marzo estamos en Estado de alerta máximo, igual que lo estáis en España, con la diferencia de que aquí no disponemos de residencia habitual y muchos alojamientos están cerrados. Nada que añadir para aquellas personas que viven en sus vehículos – los cuales son una gran parte de la población que están totalmente perdidos y olvidados.

Desde antes del anuncio del cierre de país, aproximadamente una semana antes, varias personas notificamos nuestra preocupación a la embajada después de que nos modificaran o cancelaran los vuelos de vuelta y tomando como referencia los acontecimientos provenientes de la pandemia en España. Nos preocupaba el no poder regresar a casa y tener que confinarnos en algún lugar seguro del que no disponíamos, o del que íbamos a ser incapaces de pagar un alquiler al haber perdidos nuestros trabajos. Hasta hace dos días, la única respuesta desde la embajada fue que si queríamos regresar a España, compráramos un vuelo, vuelos sin ninguna garantía, que modificaban o cancelaban constantemente y con precios abusivos muy por encima de los habituales. Mucha gente, siguiendo las recomendaciones de la embajada, adquirió vuelos con los que no consiguieron volver y de los cuales no se les retorna el dinero o no lo tienen disponible porque las devoluciones tardan en hacerse efectivas. Otros han conseguido volver, lo que parece una lotería de apuestas entre aerolíneas y tránsitos. Todo el dinero que hemos perdido en vuelos es dinero que necesitamos para poder adquirir otro vuelo o para poder subsistir en un país con un nivel de vida elevado como es Australia.

La respuesta de la embajada siempre ha sido que al haber vuelos comerciales, debíamos cogerlos cuanto antes porque las aerolíneas empezarán a cerrar. Y debíamos seguir la recomendación del gobierno de regresar a nuestro país si no podemos subsistir aquí por seis meses. Lo que nos parece incomprensible es porque esta medida no se aplica en países como Japón, que sigue teniendo vuelos comerciales pero que ha llevado a cabo una repatriación a personas que parece que son de una clase superior a las personas que nos encontramos aquí.

Somos personas que hemos venido a buscar un futuro a Australia. En nuestros trabajos nos despidieron de un día para otro sin contar con ningún tipo de ayuda. La embajada nos obliga a hacer un esfuerzo económico para volver a España, donde tampoco contaremos con nada y nos veremos con una mano delante y otra detrás.

Nos vemos obligados a recordarles una de las funciones de las embajadas de España que es dar protección y asistencia a los españoles. Por favor, les pedimos que dejen de compartir vuelos a precios astronómicos, que no tienen ninguna garantía de que vayan a operar, dando falsas esperanzas a los españoles atrapados en Australia, y además, fomentando el caos al ponernos bajo presión para decidir en poco tiempo si reservamos esos vuelos.

Además, ante nuestra petición de información acerca de una posible repatriación, nos respondían vagamente lo siguiente: “De momento no hay planteada ninguna operación de ayuda al regreso para Australia y los vuelos de regreso que se están preparando se hacen solo en los países donde ya no hay opciones comerciales. Donde hay opciones comerciales el Estado está intentando negociar el bloqueo de plazas para españoles a la tarifa más económica posible.”

A día de hoy NO hay opciones comerciales garantizadas para regresar a España desde Australia. Es una falta de responsabilidad recomendar a los españoles comprar billetes a precios altísimos que están siendo cancelados todos los días. También me parece importante recordarles lo que el Ministerio de Asuntos Exteriores indica acerca de cuándo se puede solicitar la repatriación a España: “La repatriación a España se contempla en los casos de ciudadanos españoles que encontrándose en estado de necesidad no cuentan con medios suficientes para sufragar su regreso a España”.

La situación actual de los españoles atrapados en Australia cumple con los requisitos para solicitar la repatriación a España. Otros países como Francia, Alemania y Austria ya han tomado medidas en este país para ayudar a sus ciudadano, la Unión Europea cuenta con un fondo de 75 millones de euros para ello. Entre los españoles que desean volver a españa se encuentran familias, estudiantes, personas con dificultades económicas que no pueden subsistir indefinidamente sin ningún tipo de ingreso en un país caro como Australia, que han perdido su trabajo y a saber en qué condiciones lo hacen en España.

Estamos en contacto con españoles que están viviendo nuestra misma situación en Nueva Zelanda y Filipinas y sabemos con certeza que su situación allí es similar a la nuestra, así que no sólo es un problema del país donde nos encontramos actualmente, sino que parece ser que el problema es de nuestro país de origen, por todo esto, pedimos soluciones realistas y no falsas promesas de vuelos que llevan al gasto de miles de euros y al caos. Pedimos una Embajada de España seria y competente que trabaje con el Ministerio de Asuntos Exteriores de España para dar asistencia y protección a los españoles atrapados en Nueva Zelanda, Australia y Filipinas”.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.