Intu Mediterrani insiste en que respeta los cien metros de protección de la CV-35

0
355

Los promotores del nuevo proyecto de centro de ocio para Paterna, Intu Mediterrani, han insistido hoy en que el proyecto “cumple ampliamente la normativa vigente sobre protección de la red viaria” y recuerdan que el nuevo proyecto presentado este verano “duplica la distancia prevista en la ATE Puerto Mediterráneo y separa la manzana de uso terciario 100 metros de la CV-35”. Así han respondido a la inadmisión por parte de la Conselleria del nuevo proyecto.

Del mismo modo, destacan que se solucionan los problemas actuales de ruido que genera la CV-35 sobre los barrios residenciales contiguos al centro y se añade un nuevo vial externo a la actuación, necesario para mejorar la movilidad existente en los polígonos de Táctica y Fuente del Jarro en Paterna.

Según los promotores, el proyecto presentado en julio cumple con todas las obligaciones legales respecto del cumplimiento de la Ley 6/1991 de Carteras de la Comunidad Valenciana que prevé la autorización en la zona de protección de obras o actuaciones que no penalicen la seguridad vial, el funcionamiento del tráfico y las condiciones de drenaje, y que además aseguren la disponibilidad de terrenos para actividades públicas de mantenimiento y construcción y el emplazamiento de la instalación de servicios anexos.

Así, según explican, los usos previstos en la propuesta para la zona de protección cumplen con los permitidos en dicha ley, ya que no suponen ninguna limitación para la instalación de servicios anexos, ni para las actividades de mantenimiento extraordinario, y permitirán desarrollar la máxima ampliación posible de la CV-35 y la remodelación del enlace de la A-7.

Según la definición geométrica de la propuesta presentada, la parte de la zona de protección colindante con la autovía permite acoger la ampliación de calzada a cuatro carriles (máximo número permitido), una terciana de separación lateral con una vía colectora-distribuidora de 2 carriles, añadiendo los arcenes correspondientes. Por lo que la disponibilidad de terrenos de la zona de protección no supone ninguna limitación para la posible realización futura de nuevos accesos y/o instalación de servicios anexos.

Para disponer de suficientes terrenos para actividades públicas de mantenimiento, bastaría con una anchura de terreno de unos 12 metros medidos desde el extremo lateral del arcén actual, para dar cabida a un posible, pero muy improbable, desvío temporal de la calzada de la CV-35 por un hundimiento o corte repentino. En la sección transversal más crítica habría disponibles 13 metros de anchura desde el arcén de la nueva sección de calzada propuesta hasta el inicio del encauzamiento, que superan los 12 metros necesarios.

“Por otra parte, el encauzamiento del barranco d’En Dolça ejecutado por la propia Generalitat aguas arriba y aguas abajo a mucha menos distancia de la calzada se encuentra totalmente inmerso dentro de la zona de protección de las carreteras CV-35, CV-31 y CV-30. Es por ello incongruente el argumento esgrimido en el último informe que propone la denegación de la propuesta si tenemos en cuenta que el marco legal y técnico ha de afectar por igual a la Administración y a los administrados”, señalan desde Intu.

Un proyecto mejorado

Los promotores han insistido hoy en que el nuevo proyecto de intu Mediterrani reduce en 100.000 m2 la superficie y un 25 % la edificabilidad de respecto a Puerto Mediterráneo. Contempla una única manzana permeable por todos los lados al recorrido peatonal y ciclista y se funde con los alrededores generando una gran ruta verde y ciclista, que da sensación de continuidad e integración en el entorno.

Además, reduce de forma drástica el número de alturas y amplia la distancia de colchón verde alrededor del núcleo poblacional La Pinaeta, mejorando sus conexiones y servicios que actualmente son precarios.

Asimismo, el nuevo centro de ocio presenta una estrategia de diseño accesible y utilización de los espacios públicos urbanizados, que no solo respeta la normativa de obligado cumplimiento, sino también los exigentes requerimientos necesarios para la certificación Internacional Medioambiental BREEAM. De la misma forma, persigue ser la primera actuación urbanística en la Comunidad Valenciana que elimine los vehículos en los aparcamientos de las calles.

En relación a la documentación aportada para la tramitación de intu Mediterrani, los promotores han presentado la solicitud de inicio de la evaluación ambiental y territorial estratégica del sector cumpliendo con el procedimiento general definido en el artículo 50 de la LOTUP y de conformidad con lo dispuesto en los artículos 19.2 y 63.2 de la misma Ley. Dicha solicitud consta de la solicitud de inicio de la evaluación ambiental estratégica, el borrador del programa para el desarrollo de actuación integrada y el documento inicial estratégico. Sin embargo, y como muestra del elevado grado de compromiso de intu con el proyecto, adicionalmente a los mencionados documentos exigidos por la Ley los promotores han aportado 20 estudios sectoriales complementarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.