Boas de Madagascar, cocodrilo enano, camaleones pantera, escorpiones emperador,… colonizan el enorme “tronco caído” de Bioparc Valencia

594

A la entrada del área que representa los hábitats de los bosques de África ecuatorial nos encontramos un espacio realmente singular. Una perfecta recreación de un tronco de los gigantes árboles que cubren las frondosas selvas que, muerto al caer, se convierte en el hogar y refugio de numerosas especies. Así, al atravesarlo, nos sumergimos en el territorio de artrópodos y reptiles africanos. Especies amenazadas, exóticas, temidas, fascinantes, repulsivas para algunos y de gran atractivo para otros. En los terrarios que alberga nos vamos encontrando a especies tan curiosas como el escorpión emperador (Pandinus imperator), el más grande del mundo, o a la tarántula Goliath (Heraphosa blondi) que utiliza sus pelos sensoriales para detectar vibraciones en el suelo y en el aire y conocer la proximidad de su presa o enemigo. También llaman la atención los camaleones pantera (Furcifer pardalis) conviviendo con el gecko de Madagascar (Phelsuma madagascariensis), que destaca por los brillantes colores sobre el verde claro de la parte superior de su cuerpo, y con los cangrejos ermitaños (Paguroidea). Otro desconocido habitante es el cocodrilo enano (Osteolaemus tetraspis), con un paladar secundario que le permite ingerir sus alimentos dentro del agua y podemos descubrir en sus ojos un tercer párpado transparente que los protege. Y las protagonistas de este verano, las Boas de Duméril o de Madagascar (Acrantophis dumerili), que se han reproducido por primera vez en Valencia y que en España únicamente pueden contemplarse en Bioparc Valencia y otros dos parques. El pasado mes nacieron 11 ejemplares y ahora podemos ver a 4 crías en un espacio cercano al de los 3 individuos adultos.

Durante el Estado de Alarma se estuvo trabajando en todas las áreas de Bioparc para garantizar y mejorar el máximo bienestar de los animales. Entre estas acciones se realizó una importante intervención en los terrarios que alberga el tronco y ahora los visitantes pueden contemplar, todavía mejor, estas extrañas especies. Justo a la salida de este “túnel de naturaleza” nos sorprende una especie también en peligro de extinción, la nutria de cuello moteado (Hydrictis maculicollis). Sus principales amenazas son debidas al ser humano, por el deterioro que produce en su hábitat y al cazarla pues la consideran competidora en la pesca.

Una inmersión en un espacio que se convierte en una lección de zoología y en un acercamiento a esas especies míticas o temidas para mirarlas con respeto y comprender la importancia de nuestras acciones sobre la vida del planeta que habitamos y que debemos conservar.

Podemos disfrutar de la propuesta de ocio “con causa” de Bioparc cuantas veces queramos a lo largo de todo un año con el pase B! o pase anual de Bioparc por un precio muy razonable. Por ejemplo, para las familias o amigos, la mejor opción es el Pase Manada con un precio desde 26,6€+1 el infantil y el general de 35€+1.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.