València rehabilitará la zona de perros del jardín de la calle Rafael Lapesa Melgar en dos meses

305

El Ayuntamiento de València remodelará la zona de perros ubicada en el jardín de la calle Rafael Lapesa Melgar con un presupuesto de 69.449,26€. Las obras, que se ejecutarán en un plazo de dos meses, afectarán a una superficie municipal de 683,14 m2 del distrito de Jesús, y darán respuesta a una petición ciudadana canalizada a través de los presupuestos participativos.

El vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, ha explicado que la zona de perros de este jardín del distrito de Jesús se encuentra acotada por un vallado y una línea perimetral de vegetación, y que “la propuesta de intervención tiene como objetivo resolver las necesidades que la asociación de vecinos Camí Real plasmó en una reunión con la Concejalía sobre este tema a partir de la propuesta votada en los presupuestos participativos”.

“Esta reunión fue clave para detectar las necesidades de los ciudadanos y ciudadanas ya que, con sus peticiones, formalizamos los objetivos que son rehabilitar la zona de socialización canina, alejarla visualmente del entorno, y eliminar uno de sus accesos que se encuentra enfrentado al patio de una comunidad de viviendas”, ha concretado el concejal.

“La intervención debe resolver los problemas existentes y optimizar los recursos y diseño de la ciudad. Por tanto, el nuevo espacio de socialización canina tiene que aportar calidad al espacio de manera funcional y paisajísticamente, y proporcionar servicio y seguridad al nuevo espacio, para que todos los perros puedan moverse, jugar y estar controlados por sus dueños y, a la vez, responder a las necesidades de los vecinos y vecinos que quieran pasear por la zona sin tener molestias”, ha añadido.

Con este objetivo, se instalaran dos puertas de seguridad para los canes. Una de ellas de acceso rodado y la otra, peatonal. En cada uno de los accesos se instalaran dos carteles indicativos de las normas de uso de las zonas caninas.

El proyecto también plantea la formación de dos espacios lineales de hormigón raspado que va de lado a lado y que recoge los elementos de mobiliario, “con el fin de que esta zona sea lo más adaptada posible a movilidad reducida”.

Asimismo, “la intervención saneará todo el espacio existente. Se removerán las tierras, se excavaran y formalizaran de nuevo el espacio de tierra morterenca. También se instalaran cuatro farolas con detección de presencia, con una reducción de la emisión de luz cuando no haya presencia de personas y perros en el interior de la zona.

Por otra parte, a través del estudio visual realizado de la vegetación existente, se ha valorado la conservación total de la misma, y una vez se desbroce, se analizará el estado de las raíces de los diferentes arbustos. Y con el fin de aumentar la distancia visual de los vecinos y vecinas al interior de la zona de socialización canina, se proyecta una línea doble perimetral en forma de L de murta (Myrtus Communis), que cerrarán el espacio visualmente a las dos calles peatonales existentes. Se plantan cuatro ejemplares del árbol de las orquídeas (Bauhinia Variegata Cuminata) para garantizar la sombra en el interior de la zona de esparcimiento.

Además, se renovará el mobiliario existente y se instalaran cinco bancos, dos papeleras y cuatro farolas. Y dos postes de rollizos empotrados en el terreno para que los perros orinen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.