València reduce la población de palomas y estorninos con “métodos éticos” de control de avifauna

207

El Ayuntamiento de València ha concluido el censo de avifauna anual que facilita la contrata que se encarga del control de la población de palomas y estorninos en las calles de València, utilizando varios métodos éticos que van desde los dispensadores de piensos esterilizantes para las palomas hasta el uso de láseres o de pirotécnica en el caso de los estorninos para desplazarlos hacia otras zonas. Según este censo, elaborado a finales del 2021, en la ciudad hay 24.758 palomas. Se trata de un valor ligeramente inferior al del año pasado (24.816), lo que supone que se consolida la reducción de un 34% que se produjo en los dos años anteriores.

“La administración de pienso esterilizando a través de dispensadores ubicados en 16 tejados de edificios en diferentes puntos de la ciudad evita que las palomas hagan una posta de huevos viables, siendo un tratamiento seguro tanto para otros animales como para el medio ambiente y aportando resultados tan positivos como la reducción de un 34% de la población de palomas en la ciudad durante estos años”, ha destacado la concejala de Bienestar Animal, Glòria Tello. La instalación de palomares ecológicos a diferentes puntos de la ciudad favorece la concentración de una mayor cantidad de ejemplares y se controlan los nidos sustituyendo los huevos de cada posta por huevos falsos evitando el nacimiento de nuevos pichones y el aumento del número de ejemplares en la ciudad.

Por otra parte, la concejala Glòria Tello, también ha destacado que “desde la Concejalía de Bienestar Animal hagamos requerimientos a los propietarios de instalaciones o edificios abandonados o deshabitados para que realicen los cierres de los mismos de forma correcta para evitar el acceso y el refugio de palomas y evitar así el posterior anidament de estos animales”.

Además, desde el Ayuntamiento, también se realizan campañas de concienciación y sensibilización ciudadana sobre la importancia de la alimentación controlada por los alimentadores alrededor de los palomares ecológicos para evitar la dispersión de los ejemplares, advirtiendo que el depósito de comida para animales a cualquier punto de la ciudad a falta de de autorización específica para lo cual, supone una infracción objeto de sanción, según la Ordenanza de Limpieza de Vía Pública. La próxima campaña de estas características se lanzará en el mes de marzo.

Actualmente, València dispone de en los 9 palomares ecológicos con capacidad para 2.000 ejemplares instalados en los parques de Viveros, Rambleta, Ayora, Benicalap, Marxalenes, Nazaret, Orriols, Oeste y Polifilo. Además, Glòria Tello ha añadido que “hasta la creación de la Concejalía de Bienestar Animal en 2015 en València para controlar la población de palomas se realizaban capturas masivas, y los ejemplares eran gaseados o se destinaban al tiro a la paloma. Entonces el Ayuntamiento inició un método menos cruel. Instaló 16 dispensadores con pienso esterilizando en las azoteas de los edificios municipales donde existía una concentración más grande de palomas. Hay al Mercado Central, el de Russafa y el del Cabanyal, también en las azoteas de alguna comisaría de la Policía Local, como al Marítimo, o en varias bibliotecas y a la Catedral. Allí se los proporciona alimento de calidad en dispensadores monitorizados y vigilados por cámaras”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.