València propone al Gobierno una solución para la carencia estructural de agua en la Albufera

619

El déficit hídrico estructural que sufre l’Albufera es “muy preocupante. Desde hace décadas la cantidad de agua que llega al lago ha ido disminuyendo por la sobreexplotación del río Júcar, hasta poner en peligro la supervivencia de l’Albufera tal como la conocemos hoy”, ha manifestado el vicealcalde y concejal de Conservación de Áreas Naturales y Devesa-Albufera, Sergi Campillo.

“Por eso –ha añadido el vicealcalde- desde el Ayuntamiento de València, además de ser la principal administración en inversiones y mantenimiento del parque natural de la Albufera, queremos colaborar con el resto de instituciones que tienen competencias en el lago, la Generalitat y la Confederación Hidrográfica del Júcar (organismo dependiente del Gobierno Central) y por eso hemos sido trabajando en una propuesta para buscar una solución eficiente que no perjudica en nadie (es decir, que no disminuye ninguna concesión en el ámbito de la cuenca), y que puede conseguir que en poco de tiempo llegan los recursos hídricos hídricos necesarios durante los meses en los que no se cultiva el arroz (durante el cultivo los sobrantes de reguera son suficientes para el mantenimiento del lago y del propio marjal)”.

El vicealcalde y concejal de Conservación de Áreas Naturales y Devesa-Albufera, Sergi Campillo, ha mantenido una reunión con el director general del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teodoro Estrela; la secretaria autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Consellería de Agricultura, Paula Tuzón; el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Miguel Polo; y representantes de las comunidades de regantes de la Acequia Real y de Sueca, para llegar a un acuerdo que dé solución a los problemas hídricos estructurales de l’Albufera.

Desde 2016, y en virtud del diálogo con la Confederación, se ha ido derivando agua a l’Albufera de València, unos 12 hectómetros cúbicos anuales. Pero según los técnicos del Ayuntamiento, el lago necesitaría unos 74 hm³ anuales durante los meses en los que no se cultiva el arroz. Como ha explicado el vicealcalde, Sergi Campillo, “nuestra propuesta solucionaría el problema, porque sin tocar agua de ninguna otra concesión, podemos obtener esos 74 hm³, a partir de la modernización de la Acequia Real del Júcar, además del propio cauce del río Júcar en su tramo bajo, y de la dotación invernal de los regantes de la Ribera Baixa que no se usa para el cultivo del arroz”.

La propuesta ha sido explicada durante la reunión, y tanto la Confederación, como el Ministerio y la Conselleria la han valorado de manera “muy positiva y se han comprometido a estudiarla”, ha señalado Campillo. De hecho, la próxima semana habrá una nueva reunión entre el personal técnico para acabar de trabajar en la propuesta. El vicealcalde Sergi Campillo ha explicado también la importancia de esta propuesta para el futuro del entorno al lago porque “es una propuesta que va encaminada también a salvaguardar los intereses agrícolas, gracias a la introducción de agua dulce en el sistema. La disminución del cordón dunar, la restinga  y la subida del mar debido al cambio climático y por efecto de los temporales amenazan con salinizar l’Albufera, y esto supondría el final del cultivo del arroz al marjal porque el arroz es un cultivo tremendamente sensible a la salinidad”. La introducción de agua dulce, por lo tanto, es absolutamente urgente.

El lago y marjal del Parque Natural de la Albufera se han nutrido durante siglos por las aportaciones fluviales de la red de regadíos, pero durante los últimos años la pérdida de los recursos hídricos han puesto en una situación complicada en el lago y en todo el parque natural, a su biodiversidad, a la agricultura y en definitiva una manera de vivir tan propia de los valencianos.

Constituida la Comisión Técnica para la renaturalización del nuevo lecho del Turia

A la reunión también se ha abordado la renaturalización del lecho del Turia, la iniciativa que contempla reconvertir el caudal hormigonado en una gran infraestructura verde y azul que vertebre el área metropolitana de València. Tal como había anunciado el vicealcalde, Sergi Campillo, hoy se ha constituido la comisión técnica para abordar el proyecto de renaturalización del nuevo cauce del Turia, paso a partir del cual se empezará a trabajar.

El nuevo cauce del Turia cumple su función de desagüe en caso de grandes avenidas pero tiene un potencial enorme en cuanto a su renaturalización para los  pueblos del Sur y para toda el área metropolitana. Por eso, hace dos años, se planteó la posibilidad de darle otros usos medioambientales, como han hecho otras ciudades con sus ríos, desde Madrid hasta Los Ángeles, pasando por el caso del Parque Fluvial del Besòs. “Es una oportunidad para conectar dos parques naturales: el del Turia y de l’Albufera, además de reparar la enorme factura que pagaron los pueblos del sur con la solución del Plan Sur de València en tiempos de la dictadura”, ha finalizado Campillo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.