Qué tener cuenta a la hora de pedir un préstamo

1
200

Urgencias, reparaciones, oportunidades únicas de negocio, compromisos…  Pedir dinero prestado es algo a lo que nos vamos a ver obligados todos tarde o temprano. Por suerte, actualmente las nuevas tecnologías nos permiten acceder de forma cómoda a los préstamos rápidos online. Una herramienta financiera muy útil que puede salvarnos fácilmente de más de un apuro.

¿Cuántas veces nos hemos encontrado con un imprevisto que nos ha arruinado el mes, al que a veces, incluso, no podemos hacer frente ni siquiera con nuestros ahorros?

Por más previsores que seamos, no siempre podemos disponer de un colchón de dinero suficientemente grande para según qué situaciones.

Otro escenario común en el que podemos llegar a necesitar de esta práctica, es cuando buscamos financiación para algún proyecto. Tal vez no se trate de un caso urgente, como el anterior, pero si se nos ocurre la idea perfecta en el momento indicado para empezar un negocio ¿por qué vamos a esperar? Conseguir financiación a tiempo puede ser un asunto de vital importancia para un futuro proyecto empresarial.

Pero para muchas personas, pedir prestado a sus familiares y amigos no es una opción fácil. Aunque estos tengan buena fe y quieran ayudarnos en todo lo posible, normalmente no deseamos poner a nuestros seres queridos en una situación comprometida, o simplemente queremos evitar los predecibles e incómodos roces relacionados con el dinero.

Otras veces la cantidad es el problema. La mayoría de nuestros conocidos es posible que ni siquiera puedan permitirse hacer un préstamo de 4000 euros, por citar una cifra.

Por ello, una buena opción para este tipo de imprevistos u oportunidades relámpago de negocio, es recurrir a los préstamos online. Estos servicios pueden ahorrarnos muchos malos tragos o simplemente nos evitan tener que airear nuestra situación financiera cuando no lo deseamos.

 

Compara

El primer paso es comparar las diferentes opciones que tienes a tu disposición. Esto evitará malgastar el dinero y futuros problemas financieros.

Utiliza un comparador para estudiar cuidadosamente los intereses y comisiones de cada oferta. Es muy importante fijarse en el TAE.

Tampoco debes olvidar los plazos de devolución, para poder asegurarte de que tu situación financiera te permitirá cumplirlos.

Revisa también el resto de condiciones. Algunas entidades exigen demostrar ingresos fijos y tener conexión a internet, entre otras cosas. Antes de decidirte por ninguna, mira bien si cumples con todo lo que piden.

 

Se realista con tus posibilidades

En cuestión de préstamos, debes dejar un pequeño margen en tus predicciones. Nunca se sabe qué puede pasar, así que es mejor estar seguros y escoger, por ejemplo, plazos de devolución razonables teniendo en cuenta que puede surgir algún pequeño imprevisto.

Se cuidadoso calculando la cuota mensual que te puedes permitir y evitar ser excesivamente optimista con tus gastos fijos mensuales. De nuevo, deja un margen razonable para los posibles contratiempos.

 

Si puedes, empieza a acumular un pequeño colchón de dinero

Una vez hayas pedido el préstamo, es recomendable que durante esos meses trates de evitar ciertos gastos y ahorrar algo de dinero. Siempre debes tener suficiente para pagar las cuotas. Si eres previsor y te puedes permitir crear este pequeño colchón, evitarás no poder pagar cuando tengas un mes especialmente malo con el que no contabas.

 

¿Qué tendrán en cuenta a la hora de concedernos el préstamo?

Pese a que la concesión de estos préstamos online es rápida, eso no quiere decir que no investiguen si somos aptos o no antes de aprobar nuestra solicitud.

Para empezar, es condición necesaria ser residente en España y mayor de edad.

Otros requisitos comunes son: Tener una cuenta bancaria a nuestro nombre, teléfono móvil y cuenta de correo electrónico operativos.

Una vez hecha la solicitud y después de haber comprobado el cumplimiento de las anteriores condiciones, pasarán a revisar cierta información relativa a nuestras finanzas:

Historial crediticio: Accederán a él gracias a la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE). Allí comprobarán si ya tenemos otros créditos o préstamos por pagar, deudas o personas que nos avalen.

Listado de morosos: En algunos casos comprobarán si estás en listas como Asnef, Equifax, Rai y similares. Eso no implica que vayan a denegarte automáticamente el crédito. Si es una deuda pequeña, por ejemplo, normalmente no influye demasiado para este caso en particular, aunque sí es determinante para pedir prestado en las entidades bancarias tradicionales.

Capacidad de pago: Aunque es cierto que no suelen pedir nómina o avales, se valorará positivamente que puedas acreditar algún tipo de fuente de ingresos regular y más o menos estable.

Para finalizar, recuerda que:

  • Nadie mejor que tú puede saber si realmente podrá pagar las cuotas.
  • Nunca debes pedir un préstamo para pagar otro, ya que suele empeorar aún más la deuda total.
  • Debes revisar detenidamente el contrato para no llevarte ninguna sorpresa desagradable.

Si sigues todas estas indicaciones, pedir un préstamo rápido online, puede ser la solución perfecta para tu situación.

1 Comentario

  1. Siempre hay un préstamo que este de acuerdo a nuestras necesidades, si lo unico que queremos es pagar un imprevisto a final de mes podemos adquirir un prestamo rápido son my buenos yo lo hice por medio de la empresa de Freezl es una empresa muy confiable y eficaz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.