Piden 15 años para un hombre que mató a otro tras una discusión de tráfico en Picassent

689

La fiscal ha pedido hoy al jurado que condene por homicidio con abuso de superioridad a un hombre que, tras una discusión de tráfico, mató a otro conductor de una puñalada en el corazón, y ha pedido para el procesado quince años de prisión.

La defensa ha alegado por su parte que, siendo cierto que cortó a la víctima con una navaja, no tenía intención de matarle, sino de defenderse, pues actuó llevado por un miedo insuperable provocado porque doce años antes había sido tiroteado después de un incidente de circulación muy similar.

De este modo, el jurado constituido hoy en la Ciudad de la Justicia de València deberá establecer si el homicidio que se produjo el 4 de junio de 2018 en una gasolinera próxima a la A-7, cuando el acusado provocó la muerte de un joven de 31 años, Daniel, cuando le atacó con una navaja de seis centímetros de hoja, debe ser castigado como un homicidio con abuso de superioridad, como defiende la fiscal, o como un homicidio imprudente, como defiende la defensa.

Por su lado, la acusación particular ha calificado los hechos de asesinato y ha pedido una pena de 20 años de cárcel.

Según el escrito del fiscal, el acusado circulaba en su vehículo junto a su hijo de 17 años por la A7 a la altura de Picassent cuando una maniobra suya provocó un intercambio de gestos con otro conductor, la víctima, que le había adelantado.

Durante el trayecto, ambos chóferes bracearon y se recriminaron mutuamente la forma de conducir, hasta que el procesado se puso en paralelo al coche de la víctima, que viajaba con su pareja sentimental, y le gritó que se parara en la siguiente gasolinera.

Los dos coches pararon en una estación de servicio de la zona y, cuando los dos conductores se vieron cara a cara, comenzaron una discusión en la que ambos se empujaron. En un momento de la pelea, el acusado sacó una navaja que llevaba escondida desde que había bajado del vehículo, y se la clavó al otro cerca del corazón. La víctima se desplomó en la misma gasolinera y murió cinco días después a consecuencia de la lesión.

“Salió del vehículo con la navaja de seis centímetros de hoja oculta tras la espalda y, tras unos segundos de discusión y empujones, le apuñaló en la zona del corazón, con una profundidad suficiente como para causar la muerte. Y después se subió a su automóvil, acompañado de su hijo menor de edad, y dejó abandonado a Daniel, la víctima”, ha relatado la fiscal, que ha pedido 145.000 euros en indemnizaciones para los allegados del fallecido.

La defensa ha argüido que el acusado está operado del corazón, y que en un momento dado, llevado de un miedo insuperable a que la víctima le golpeara en la zona donde lleva implantado un dispositivo en prevención de paro cardíaco, le cortó con la navaja, sin intención de matar.

El letrado ha insistido ante el jurado en la importancia que tiene, para explicar la conducta del acusado, el hecho de que hace dieciocho años sufrió un ataque inesperado, tras una discusión de tráfico, que le dejó traumatizado, pues dispararon tres veces contra él. Así, ha pedido que se le absuelva o en todo caso que se le aplique una eximente incompleta y le impongan la pena de un año por homicidio imprudente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.