El territorio del S.XXI

0
499

Participé hace unas semanas en una mesa redonda en la Universitat de València sobre el modelo territorial. Sé que es el eterno debate. No obstante, avanzar en esta cuestión es de suma importancia si queremos gestionar mejor los recursos públicos. Cada partido tiene sus preferencias, pero en una cosa coincidimos: se trata de prestar el mejor servicio al ciudadano de la manera más eficaz y eficiente.

¿Qué propone Ciudadanos (Cs)? Lo hemos dicho alto y claro, sin ambages: Cs es partidario de la supresión de las diputaciones. Consideramos que, entre otros motivos, suponen un despilfarro económico que podría ser ejecutado de una manera mucho más eficiente proporcionando los mismos servicios a la ciudadanía desde las competencias municipales y autonómicas. Se evitarían así duplicidades administrativas y se agilizaría la prestación de servicios.

Sobre los funcionarios de las corporaciones provinciales, pasarán a desarrollar su trabajo en otros lugares de la Administración Pública donde es más necesaria su contribución.

Cs apuesta por las mancomunidades como entes supramunicipales que garanticen la prestación de servicios a la ciudadanía. Sin embargo, Cs está en contra de generar órganos de gobierno comarcal que sirvan a los partidos de turno para crear estructuras clientelares como, desgraciadamente, hemos visto que ha pasado con las diputaciones.

Por lo tanto, no a las diputaciones, pero sí a las mancomunidades porque simbolizan sostenibilidad, eficacia, ahorro de costes, cooperación municipal y vertebración, entre otras ventajas para los municipios más pequeños.

El objetivo es garantizar servicios municipales que van desde la recogida de basuras hasta la prestación de servicios sociales pasando por la recaudación de impuestos y tasas municipales o el tratamiento de aguas.

Así pues, creemos que son fundamentalmente entes prestadores de servicios, pero no han de ser órganos de gobierno comarcal o supramunicipal. No tiene sentido que la administración del siglo XXI se sobredimensione.

En las Cortes Valencianas, Cs votó en contra de la ley de Mancomunidades del govern del Botànic porque la norma ideada por Compromís y avalada por el PSPV y Podemos no persigue normalizar las mancomunidades como organismos vertebradores y garantes de prestación de servicios de los municipios más pequeños.

Su finalidad es partidista y pretende imponer un modelo territorial alejado de la realidad de la Comunidad Valenciana. Se trata de fomentar el apego comarcal en detrimento de las provincias para así favorecer un sentimiento supraprovincial más cercano a las tesis nacionalistas. Además, se calcula que con esta ley podrían llegar a crearse hasta 600 nuevos cargos públicos con el gasto que eso supone.

En definitiva, Cs apuesta por una reorganización que pasa por eliminar las diputaciones. El objetivo es ahorrar, ser más eficientes y eficaces, y avanzar hacia una administración más moderna y ágil al servicio de la ciudadanía. Es necesario construir ya una administración del y para el siglo XXI.

Mamen Peris | Abogada y política |Diputada provincial Ciudadanos | @mamen_peris ]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.