Nace en València el proyecto Trampolín que une personas con discapacidad intelectual y profesionales de la creatividad

288

Al abrigo de la capitalidad mundial del diseño que València ostentará el próximo año 2022, y entre la auténtica constelación de iniciativas que está emprendiendo València Capital Mundial del Diseño 2022 en el marco de esta importantísima cita, la entidad impulsa Trampolín - Plataforma Creativa Inclusiva, un proyecto que integra a personas con discapacidad intelectual y profesionales de la creatividad y el diseño, dirigido por Yvette García y Javier La Casta e impulsado desde varias entidades públicas y privadas como son València Capital Mundial del Diseño 2022, Las Naves, La Nau de la Universitat de València, Plena Inclusió e Impresum.

València Capital Mundial del Diseño 2022 y Trampolín se han unido para impulsar y organizar los Colabs, sesiones de trabajo dirigidas por profesionales del diseño en las que las personas con discapacidad intelectual deben superar un reto y cumplir un objetivo. Se trata de la primera oportunidad para que formen parte de una sesión de trabajo profesional en la que poner en práctica los conocimientos adquiridos en Trampolín, y una de las primeras fases de este proyecto inclusivo.

Trampolín es una plataforma líquida en la que personas con discapacidad intelectual y profesionales del diseño y la creatividad se unen para desarrollar procesos creativos. Además del impulso de València Capital Mundial del Diseño 2022, surgido tras la llamada abierta a profesionales realizada por la organización, el proyecto ha sido seleccionado dentro del programa de Innovación Social del Ayuntamiento de València, y ha sumado otros apoyos como el de la Universitat de València, Impresum o la asociación Plena Inclusió CV.

La iniciativa se apoya en las ideas de que todas las personas son creativas si entrenan, y en que las personas con discapacidad intelectual, gracias a su manera de mirar el mundo, tienen mucho que aportar a la industria creativa en campos como la publicidad, la ilustración o el diseño, entre otros. En este sentido, Trampolín ayuda a potenciar sus capacidades mediante un proceso de formación y aprendizaje.

El mecanismo para dar el salto a la industria

Trampolín se basa en una máxima: aprender para enseñar. La plataforma proporciona herramientas creativas y forma equipos de diseño para que el resultado de este trabajo aporte valor a la industria.

Gimeno Gràfic, Luis Demano, Milimbo, Joan Quirós y Marta Pina son algunos de los profesionales que ya se han unido a Trampolín para cocrear y diseñar piezas en las sesiones formativas o Colabs, sesiones de trabajo dirigidas por profesionales del diseño en las que personas con discapacidad intelectual deben superar un reto y cumplir un objetivo. Se trata de la primera oportunidad para que formen parte de una sesión de trabajo profesional en la que poner en práctica los conocimientos adquiridos en Trampolín.

En total, se van a realizar cuatro talleres de varios días de duración con grupos de entre 8 y 10 personas en los centros Renaixer C.O, el Patronato Francisco Esteve y próximamente con Bona Gent.

Desde su creación en 2020, la puesta en marcha de Trampolín responde a reivindicaciones de plataformas que trabajan con las personas con discapacidad intelectual en todo el mundo, para su empoderamiento y su participación real en la sociedad, a todos los niveles.

La era de la cooperación y el poder del diseño

Yvette García y Javier La Casta, creadores de Trampolín, son profesionales del arte y el diseño. Yvette es bailarina y docente; y Javier, diseñador y socio fundador de Nectar Estudio.

Consideran que Trampolín es un espacio para aprovechar las posibilidades del diseño para el desarrollo de las personas con discapacidad y su integración en la industria, y por tanto para mejorar su inclusión en la sociedad. En este sentido, Javier afirma que "el diseño lo vertebra todo". "Su poder es tan grande, que también aporta las herramientas necesarias para el desarrollo personal y la autoestima de las personas con discapacidad intelectual", explica.

"Trampolín puede servir para una concienciación generalizada, de colegios, otras entidades y grupos sociales que no saben qué es el diseño y el poder que tiene como herramienta", apunta Yvette García.

"La era de la cooperación es esta" , afirman desde Trampolín. "No lo queremos hacer nosotros solos, sino que lo queremos hacer compartiéndolo. Nuestro modelo se basa en invitar a gente para aprender de estas personas y enseñar a su vez a otra gente".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.