La rehabilitación de la muralla islámica de la plaza del Ángel saca a la luz un cementerio medieval

1704

Las obras de rehabilitación de la muralla islámica del siglo XI de la ciudad de València, en su tramo situado en la plaza del Ángel, han sacado a la luz parte del cementerio medieval de la desaparecida parroquia de Santa Cruz, situada en la plaza del mismo nombre. También se han encontrado restos del patio y las cuadras de la posada del Ángel, que pervivió hasta la riada de 1957.

Con el avance de las excavaciones arqueológicas se espera que aparezca el foso que discurría delante de la fortificación y que después se aprovechó para canalizar la acequia de Rovella. El alcalde de València, Joan Ribó, acompañado de la concejala de Patrimonio y Recursos Culturales, Glòria Tello, ha visitado esta mañana el espacio donde se están desarrollando los trabajos “del proyecto patrimonial más importante de las últimas décadas en la ciudad”.

“Es alentador poner en valor, por fin, el pasado fortificado de nuestra ciudad”, ha manifestado el alcalde, quien ha destacado que el proyecto de rehabilitación permitirá recuperar el lienzo de la muralla del siglo XI y el torreón de la plaza del Ángel, integrarlos dentro de un jardín y dotarlos de un centro de interpretación. El primer edil ha remarcado que “queremos hacer un parque arqueológico, de manera que a la vez que la gente disfruta de un espacio abierto, puede conocer nuestra historia, de dónde venimos y quiénes somos”. Se tratará, por tanto, “de una herramienta para profundizar en nuestras raíces”.

La concejala Glòria Tello ha incidido en que el futuro centro de interpretación tiene la finalidad “de educar y concienciar a la ciudadanía sobre cómo era València y cómo ha evolucionado el barrio del Carme”. La edila ha apuntado asimismo que cuando las obras concluyan, en junio de 2022, se recobrarán las dimensiones originales de la muralla.

La actuación cuenta con un presupuesto de 3.440.661,51 euros y un plazo de ejecución de 15 meses, comenzó el pasado 10 de marzo y contempla la intervención arqueológica en todo el ámbito. Las excavaciones realizadas hasta ahora han permitido localizar vestigios de patios ajardinados con balsas de agua correspondientes a viviendas de la segunda mitad del siglo XIX. Por bajo, se ha encontrado parte del cementerio de la parroquia de Santa Cruz, ubicado en la plaza del mismo nombre, que se destruyó en 1884. El Ayuntamiento de València acordó en 1805 el traslado de los enterramientos de todas las necrópolis parroquiales ubicadas intramuros en el cementerio general, pero en el caso de la Santa Cruz, como en otros muchos, solo se hizo parcialmente, por lo que permanecen restos óseos.

Por otro lado, se están recuperando elementos del patio y las cuadras de la antigua posada del Ángel, que estuvo en pie hasta la riada de 1957, momento en que se abandonó. También han aparecido rastros de construcciones adosadas en la muralla y una calle con una canalización central de desagüe del siglo XIII. A medida que se desarrollen los trabajos, está previsto que salgan a la luz el antemuro, la liza y el foso que discurría por delante de la fortificación y que en época bajomedieval se aprovechó para canalizar un brazo de la acequia de Rovella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.