Llega a los cines la película valenciana ‘Un cercle en l’aigua’

584

El lenguaje del arte es universal y en este caso, Shakespeare habla valenciano en ‘Un cercle en l’aigua’, película 100% valenciana que llega a los cines este fin de semana.

El 6 de noviembre los ABC Park acogen el estreno comercial de este filme, que ha pasado por la última edición de La Mostra y que traslada al espectador a la Inglaterra isabelina, con una trama repleta de suspense, acción y los principales temas 'shakesperianos': la ambición, la traición, el amor o el deseo.

Es una producción que difícilmente se habrían atrevido a hacer los ingleses, ya que pone en cuestión la autoría de obras maestras como ‘Romeo y Julieta’, ‘Otelo’, ‘El Mercader de Venecia’ o ‘Hamlet’, por citar solo algunas. Y lo hace siguiendo las teorías ‘marlowianas’, que señalan a Christopher Marlowe, un escritor famoso en la época y que desapareció en extrañas circunstancias, como el verdadero creador de las piezas que se han atribuido a Shakespeare.

20 años de un proyecto que por fin llega a las salas de cine

‘Un cercle en l’aigua’ nace como proyecto de su director, Vicente Monsonís, quien quedó prendado del texto de la obra teatral 'La Estancia'.

Fotograma de la película.

Escrita por Chema Cardeña, el autor también subió al escenario para interpretar el espectáculo junto con Juan Carlos Garés en su estreno, en 1995. Aquella fue la primera producción de la compañía valenciana Arden y recibió numerosos reconocimientos, como el Premio de la Crítica Valenciana o el Premio Butaca, otorgado por el público barcelonés. Cinco años después su libreto llegó a manos de Monsonís y, desde ese momento, el proyecto de llevar La Estancia a la gran pantalla tomó varios formatos en diferentes intentos, a lo largo de dos décadas.

"Encontrar la financiación para hacer una producción cinematográfica es muy complicado. Las televisiones nacionales son quienes más pueden aportar y cuando vas a Madrid con una propuesta con equipo artístico y técnico valenciano, liderado por profesionales de aquí, no les interesa. Nos ven como una cinematografía menor, periférica", explica el director.

Las ayudas del IVC (Institut Valencià de Cultura) y À Punt Mèdia finalmente han hecho posible este proyecto, que sirve para demostrar la calidad del trabajo cinematográfico que se puede desarrollar en la Comunidad Valenciana.

Creatividad, ingenio y compromiso para recrear la Inglaterra isabelina

"Con un cuarto de los recursos con que normalmente cuenta una película de bajo presupuesto, hemos conseguido hacer un film con una factura técnica tan profesional como cualquier producción de otras comunidades autónomas donde la industria cinematográfica está más asentada", afirma Monsonís, para quien las claves de ese pequeño milagro son la cohesión, el empeño y la creatividad de los equipos de trabajo, decididos a hacer cine valenciano. "Un ejemplo muy sencillo: necesitábamos recrear un patio nevado, llamamos a una empresa de efectos especiales nacional y nos pidieron 30.000 €, un imposible para nuestra producción. Con un poco de ingenio lo solucionamos por menos de 400 €, empleando un tipo de sal específico de una salina de Alicante. El resultado es fantástico y, además, contribuimos a la economía de proximidad", comenta el director.

Con el mismo espíritu han conseguido que espacios cerrados y abiertos de ciudades como València, Nules, Burriana, Godella o Benisanó se transformen en la Inglaterra del siglo XVI. "Hemos ubicado la acción en momentos íntimos, donde tiene sentido que los personajes estén en lugares más fáciles de recrear, como habitaciones, casas, caminos, carruajes... Es cuestión de emplear lo mejor posible tus recursos", explica el cineasta, quien ha contado con la ayuda de VirtualArt, productora valenciana de efectos audiovisuales, para reproducir en 3D entornos como la silueta nocturna de Londres o el río Támesis.

También contribuyen a la ambientación un cuidado vestuario y atrezo, con piezas aparecidas en películas como La Reina Margot o Elisabeth; una fotografía y tonalidad que entroncan con las grandes recreaciones históricas, y una banda sonora original, compuesta y adaptada por Carles Magraner e interpretada por Capella de Ministrers, formación valenciana, decana de la música antigua.

Un atrevido thriller histórico

Chema Cardeña ha colaborado con Vicente Monsonís a la hora de crear la versión cinematográfica de ‘La Estancia’. "Cuando tu obra pasa al cine nunca puedes esperar que sea igual, el código es totalmente distinto. Para mí, el teatro es la palabra y la emoción del directo. Mientras que el cine es imagen y acción. Son dos maneras totalmente diferentes de narrar", remarca el dramaturgo y coguionista de la película, para quien la clave de una adaptación está en no perder la esencia de la historia.

"Cuando creé la obra de teatro tenía dos condicionamientos muy grandes: todo debía ser contado por dos personajes en un mismo espacio, una habitación. Las artes escénicas tienen este tipo de limitaciones que, por otro lado, estimulan mucho la imaginación, tanto al autor como al espectador", señala el dramaturgo.

De la colaboración entre Cardeña y Monsonís ha resultado una adaptación muy fiel al texto dramático, pero que emplea el lenguaje cinematográfico para mostrar todo lo que en el teatro solo se sugería, además de incorporar nuevos personajes y situaciones.

Sus protagonistas son un joven actor aspirante a escritor, William Shakespeare, y Christopher Marlowe, famoso autor que es perseguido por la justicia debido a su rechazo a la religión cuando católicos y protestantes conspiran alrededor de la reina Elisabeth I. El parecido físico entre ambos llevará Marlowe a proponerle a Shakespeare que se haga pasar por él. A cambio, le ayudará a convertirse en un gran dramaturgo. Un pacto que puede acabar marcando sus vidas y, quizás también, la historia de la literatura.

Mezclando ficción y datos históricos, esta trama juega con el argumentario de las teorías que ponen en duda que un joven sin formación ni experiencia vital fuera capaz de escribir obras cumbre de la dramaturgia universal. "En la obra de teatro esto era un complemento de la trama, que estaba mucho más centrada en la relación personal que se establece entre los dos protagonistas y el teatro isabelino. Era un espectáculo muy intimista. Mientras que el paso al cine ha permitido dar un toque mucho más de suspense. Monsonís ha otorgado mucho peso a la recreación histórica, al contexto convulso que rodeaba los dos personajes, con una trama de espionaje llena de acción", comenta Cardeña. Un nuevo punto de vista sobre el reencuentro de estas dos figuras literarias dispuestas a comerse el mundo, llenas de las emociones vitales que caracterizan a sus personajes: la pasión, la avaricia, el interés, el valor.

Raúl Navarro y Ricardo Saiz les dan vida junto con un reparto de secundarios de lujo, que incluyen desde Rosa López como Reina Elisabeth I a Enric Juezas en el papel de William Darnby o Saoro Ferre interpretando a Thomas Walshingham.

Stanbrook Slu, Arden y VirtualArt coproducen esta película que a partir del 6 de noviembre se puede ver en los ABC Park de València. Más tarde irá a salas de cine catalanas y también está prevista la emisión en À Punt TV para el próximo año. Un completo recorrido que rara vez tienen la oportunidad de seguir las producciones valencianas y que abre vías de contacto con el público para demostrar, en palabras del director que, "desde nuestra lengua y cultura podemos contar cualquier tipo de historia, sin limitarnos a referentes locales".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.