Las catas arqueológicas sacan a la luz la antigua fuente de piedra de la cisterna de Quart de Poblet

1969

El Ayuntamiento de Quart de Poblet está dando los primeros pasos para la redacción de un proyecto integral de remodelación tanto de la Cisterna como de su entorno inmediato, la plaza de la Iglesia, que correría a cargo de un equipo técnico de solvencia y prestigio reconocido en actuaciones patrimoniales.

Quart de Poblet cisternaEsta decisión coincide con el criterio de la propia Dirección General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat, cuya autorización para realizar cualquier intervención en este monumento es necesaria, dada su condición de Bien de Interés Cultural (BIC) desde julio de 1981.

En este sentido, una de las condiciones necesarias para poder intervenir en la Cisterna es la emisión de un permiso arqueologico. Por ello, recientemente se han realizado prospecciones a cargo de una técnica especializada, que han permitido sacar a la luz la antigua fuente de piedra del monumento, un elemento que al parecer con el tiempo fue cubierto y se colocó un grifo que facilitaba el llenado de agua de los recipientes.

Este hallazgo, unido a la necesidad de adecuación y puesta en valor del interior de la Cisterna y también de su entorno, ha llevado al equipo de gobierno a proponer un proyecto global, en el que se estudiarán con profundidad diferentes cuestiones como el encuentro entre los muros del túnel de acceso y la actual escalera por si pudieran existir restos de la original, la evitación de la formación de humedades, la eliminación o sustitución de elementos impropios como la barandilla de cuerda o el estudio del sistema de iluminación más adecuado y de soluciones al problema acústico del espacio específico de cisterna por la excesiva reberveración.

La actuación supondría ir más allá del monumento en sí, dotando a la plaza de la Iglesia, en la que se han cambiado ya las luminarias, de una urbanización y una pavimentación acordes con la catalogación de la Cisterna y su valor patrimonial.

Ruta del Agua

La Cisterna forma parte de la Ruta del Agua, un recorrido por el relevante patrimonio hidráulico del municipio que el Ayuntamiento está potenciando como atractivo turístico. Fue utilizada como depósito de agua para abastecer al municipio. Según los testimonios orales, la cisterna se llenaba con el agua que le llegaba desde el Turia, a través de la acequia de Quart, una vez al año. Esto bastaba para abastecer a la población durante esos doce meses. El llenado empezaba en la noche de luna vieja del mes de enero. Como eran necesarias de 10 a 20 horas para realizar la operación, ésta se prolongaba durante dos noches, desde las once hasta las cuatro de la madrugada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.