Juzgan a dos guardias civiles que actuaron en un control de alcoholemia en Massalfassar

1508

La Fiscalía pide una pena de prisión de ocho años y medio para cada uno de los dos
agentes de la Guardia Civil a los que acusa de un delito de detención ilegal y otro de falsedad en documento público. El caso se juzga este jueves en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de València.

Los hechos sucedieron a las siete de la mañana del 21 de abril de 2019 en un control de alcoholemia situado en el término municipal de Massalfassar, cuando los dos agentes dieron el alto a un vehículo para realizar las pruebas de detección de alcohol y drogas al conductor.

Mientras se practicaban los test, una mujer bajó del coche e inició una discusión con los acusados mientras insistía en que tenía prisa. En ese momento, el novio de la mujer también bajó del vehículo y, con la intención de calmarla, la intentó apartar del lugar. Según relata el fiscal, uno de los guardias separó inmediatamente a la pareja, cogió del brazo al novio y, de forma desafiante, comenzó a decirle que si quería ver cómo le detenía.

El hombre levantó un brazo al aire, dijo ‘a fer la mà’ e intentó retirarse de la escena a lo que, según la narración de hechos del ministerio público, el acusado, súbitamente y de forma desproporcionada e injustificada, cogió por el brazo al novio, lo tiró al suelo, le redujo y, con ayuda del compañero, le puso los grilletes.

Posteriormente los acusados redactaron y firmaron un atestado por un delito de desobediencia grave, en el que relataron hechos que el fiscal considera falsos, como que la víctima se encaró al guardia de forma ‘agresiva y violenta’, que el agente se lesionó en el brazo izquierdo por el forcejeo y que durante la detención, al acusado se le rompió un reloj y un teléfono móvil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.