La Generalitat otorga el título de Fiesta de Interés Turístico Provincial a la Passejà de Sant Onofre

3108

La Generalitat ha otorgado el título honorífico de Fiesta de Interés Turístico Provincial a la Passejà de Sant Onofre de Quart de Poblet tras la solicitud que presentó el Ayuntamiento del municipio el pasado 15 de febrero en la Agència Valenciana del Turisme.

Después de estudiar el expediente que el Consistorio entregó junto a la solicitud de declaración de fiesta de interés, y visto el informe del jefe del Servicio de Asistencia e Inspección Turística de fecha 22 de febrero de 2018 y la propuesta de la directora general de Turismo de otorgar este título a la Passejà, el secretario autonómico de la Agència Valenciana del Turisme, Francesc Colomer, dependiente de Presidencia de la Generalitat, ha resuelto conceder el título honorífico de fiesta de interés turístico provincial a esta tradicional celebración de Quart de Poblet.

La Passejà es una procesión votiva de la que, según se recoge en el proyecto de la solicitud a la Agencia Valenciana de Turismo, se han encontrado referencias documentales en periódicos que se remontan, incluso, al siglo XIX, el más antiguo un ejemplar de La Unión Católica de 1880. Se celebra en la noche del 9 al 10 de junio y se caracteriza por varios elementos que la hacen peculiar y seña de identidad propia de Quart de Poblet.

El primero es la figura de san Onofre, que es paseado por las calles del pueblo. Su anda, denominada cariñosamente “la coveta”, representa el momento en que el santo ermitaño recibe la comunión de manos de un ángel en su cueva. Está fechada en 1941 y su autor es el escultor valenciano Rafael Pérez Contel. Esta imagen es réplica de otra más antigua, probablemente del siglo XVII, destruida en la Guerra Civil. En segundo lugar: la participación popular, representada por el Ayuntamiento y los vecinos y vecinas que acompañan al santo, detrás del anda, de manera informal y distendida.

La pólvora, con las ruedas de fuego que se realizan en determinados puntos del recorrido, y con la fila de coheters de la asociación Amics de la Passejà, que encienden luminarias y cohetes de salidas, sujetados con unas tenazas de madera, así como la música, tanto del grupo de tabal i dolçaina que abre la procesión como la banda que la cierra, contribuyen a señalar el carácter festivo del acto.

La tradición dice que el origen de la Passejà es la noche del 9 de junio de 1723 cuando, tras un periodo de grave sequía, se arremolinaron nubes en el cielo  anunciando rotmenta para júbilo de los vecinos de Quart. Sin embargo, lo que cayó fueron grandes piedras de granizo. Cuando los agricultores corrieron hacia sus campos para tratar de salvar lo que quedaba de su maltrecha cosecha castigada por la sequía, descubrieron que allí no caía granizao, sino agiua beneficiosa. Entendieron que había sido una señal de la protección de su patrón, San Onofre, y correiron a la ermita para sacar el anda del viejo ermitaño y agradecerle su intervención.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.