‘El plan’ que viaja al fondo de la tragedia

304

El texto de Ignasi Vidal coquetea poco con el humor. Su pieza ‘El plan’ avanza, sobre la vida de tres amigos, desde el lado gris de la vida hasta el abismo de la tragedia. Hay pinceladas de humor agrio (y punzante) que desvela el patetismo de tres desempleados cuarentones que buscan a tientas abrirse camino en la vida. El funcional living room de la vivienda de uno de ellos sirve de espacio para dar a conocer las luces y las sombras que envuelven el día a día por el que transitan.

Los tres integrantes de la obra junto al director Ignasi Vidal. (Foto-Roberto Fariña).

‘El plan’ nos acerca a una historia con una trama muy bien labrada, aparentemente trivial, en donde tres amigos se preparan para llevar a cabo su ‘plan’ de salida. La mañana de la reunión se presenta óptima para su ejecución pero…, una serie de acontecimientos los mantiene en espera y el paso del tiempo, junto a una conversación salpicada de discusiones y cruces ásperos, irá generando un ambiente tenso y difícil de sobrellevar. La relación se verá entredicho, la amistad comenzará a resquebrajarse, los acontecimientos irán desvelando áreas oscuras y poco conocidas de los amigos y lo que comenzó como un plan divertido se verá transformado en juego de secretos desvelados y trágica conclusión. Nada ocurre por azar en este encuentro a tres que propone Vidal en su obra. Ni Ramón (Diego Braguinsky), ni Ximo (Ángels Figols), ni Andrade (Jordi Ballester) esperan que lo que se empezó como una idea pactada, como otras muchas, termine como una entrada a los infiernos.

‘El plan’ es una obra sin grietas en su estructura dramática, golpea en la consciencia del espectador y nos invita a reflexionar sobre el tejido social y moral por el que se mueve la sociedad. Aquí hablamos de teatro, de una composición escénica donde el texto impone su fuerza, donde los actores (estupendos) defienden sus personajes gracias a la solidez de su construcción, donde la dramaturgia progresa sin estridencias y donde los diálogos ganan al ritmo que pide la obra. Sin duda ‘El plan’ se presenta como una pieza honesta y si artificios sobre la escena. Más allá del cachetazo a los mecanismos de una sociedad implacable con quienes pierden su estima ante la falta de trabajo, Vidal deja una realista fotografía sobre tres personajes que, sin plan ‘A’, el plan ‘B’ deja al descubierto las tristezas de sus miserias y el espanto al que puede conducir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.