El número de socios de las bibliotecas municipales creció un 21% desde el año 2015

0
216

Un 21% más de socios y socias, un aumento del 96% en la demanda de préstamos digitales, un crecimiento del 68% de las actividades desarrolladas en los Espacios de Iniciativas Culturales, y un incremento del 59% en las actividades de animación lectora. Estos son los principales datos que reflejan la gestión de la Red de Bibliotecas Municipales, que la concejala responsable, Maria Oliver, presentó.

Galería de imágenes

“Hemos trabajado para hacer de las bibliotecas un espacio desde el que acercar la cultura a la ciudadanía y a los barrios, pero también un espacio que recoja y proyecte la cultura que se genera en los propios barrios”. Oliver definió la línea principal que marcó el trabajo desarrollado para hacer de las bibliotecas espacios de cultura y de participación.

15.219 nuevas personas se hicieron socios de la bibliotecas.

La delegada ha realizado un balance de su gestión al frente de la Concejalía, y se mostró muy satisfecha de los resultados. “Cuando llegamos al gobierno municipal hace 4 años observamos que la ciudad disponía de una red de bibliotecas muy extensa pero muy desconocida por la ciudadanía, y que presentaba grandes carencias”, explicó. Tal como afirmó la concejala, las bibliotecas funcionaban “prácticamente como cementerios de libros”, por lo que se impulsó un proceso de trabajo conjunto y coordinado con las personas profesionales de la Concejalía y con los vecinos y vecinas de cada barrio para conocer sus necesidades y propuestas de mejora. Especialmente, en lo referido a los llamados Espacios de Iniciativa Cultural, de los que dispone un buen número de las bibliotecas de la red municipal, y que se han convertido en espacios de co-gestión y de proyección cultural.

En estos 4 años las cifras evolucionaron “de manera muy positiva”, según aseguró la concejala. Desde el año 2016 el número de socios y socias se incrementó en 15.219 personas (8.504 de ellas en 2018), lo que supone un aumento del 21%.

En cuanto a los fondos bibliográficos disponibles en la red general, se han dotado con 12.383 nuevos ejemplares. Y, además, se han aumentado en un 10% los fondos bibliográficos audiovisuales, en la línea de modernización de los recursos disponibles y de actualización a las nuevas necesidades y aplicaciones tecnológicas. De hecho, la demanda de préstamos digitales de la plataforma e-biblio se ha disparado: el incremento desde 2017 se ha situado en el 96%, y ha llegado a alcanzar los 4.420 préstamos en 2018.

Co-gestión ciudadana y actividades culturales

Maria Oliver destacó el impulso a la co-gestión ciudadana de los espacios culturales de que se dispone en las bibliotecas. “No se trata sólo de hacer cultura en los barrios, sino desde los barrios”, afirmó. De hecho, desde el inicio de la legislatura el número de actividades en las bibliotecas municipales ha crecido en un 68%: de las 859 de 2016, a las 1.446 de 2018.

A ello se suman las actividades formativas que también tienen su espacio en estos centros municipales, y que han crecido en un 99%, de las 244 actividades registradas en 2016 a las 485 desarrolladas del año pasado. “Ello nos ha permitido fortalecer las relaciones con la comunidad educativa de cada barrio”, subrayó la concejala. “El objetivo, además de acercar la cultura a los barrios, es que esos barrios, la ciudadanía, sean protagonistas del hecho cultural, que aporten y sean un elemento activo en la generación de cultura”.

Oliver ha destacado el crecimiento en un 58% de las actividades de animación lectora, especialmente las dedicadas al público infantil, mediante propuestas como ‘cuentacuentos’ y clubes de lectura.

Finalmente, la concejala de Acción Cultural ha destacado el esfuerzo dirigido a “dignificar” las distintas sedes y espacios de las bibliotecas, con mejoras de mobiliario, instalaciones y mantenimiento. Además, ha anunciado la próxima puesta en uso de las dependencias de las bibliotecas de Trinidad (en el primer trimestre de este año), y Carola Reig, en Benimaclet, así como el traslado de la de Orriols a nuevas dependencias. A todo ello se suma el proyecto de impulsar una nueva señalética, que se presentará en breve, para dotar a la red de Bibliotecas Municipales de una imagen corporativa “potente y reconocible, que la gente pueda identificar y que ejerza como elemento aglutinador”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.