El Consell Agrari Municipal de València recoge 46 hectáreas de paja de arroz

269

El Consell Agrari Municipal, en coordinación con el Ayuntamiento de València, ha recogido 46 hectáreas de paja de arroz en las inmediaciones del casco urbano de Pinedo y de carreteras como la CV-500. El concejal de Agricultura, Alimentación Sostenible y Huerta, Alejandro Ramon, ha destacado que esta intervención ha evitado, precisamente en estas dos áreas sensibles, las típicas molestias típicas de la quema de la paja de arroz.

“Han sido en total cerca de 550 fanegadas las recogidas por el Consell Agrari a través del uso de tractor y rotoempacadoras, evitando así la putrefacción de la paja y todas las molestias que  genera su quema”, ha explicado. A la vez ha reconocido el buen trabajo y la coordinación entre el Consell Agrari y el Ayuntamiento para poder llevar adelante esta intervención.

En total se han recogido aproximadamente 550 balas de paja de 275 kilos cada una: 270 de ellas se  han empacado con el tractor del Consell Agrari, mientras que las otras 280 se  han cedido a agricultores de la zona del marjal próximo a Pinedo. Según ha explicado el edil, esta cifra quintuplica la del año pasado, cuando se  recogieron un centenar de balas, dado que las precipitaciones fuertes que  hubo en la zona de la Albufera durante todo el mes de octubre de 2018 imposibilitaron la entrada de maquinaria para que recogiera la paja.

Esta actuación llega después de toda una serie de acciones realizadas por el Consell Agrari durante el calendario vinculado a la campaña 2019. Así, a finales de septiembre su personal técnico ya participó con el Servicio de Guardería Rural en una reunión convocada por la Secretaría Autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica. Una semana después, se trasladó a representantes arroceros las disposiciones de la orden de quemas de este año según había comunicado la Generalitat: el día 7 se informó a los tancats que sí pueden hacer la quema este año (Alcatí, Racó de l’Olla, Pomero, Sardina y Canal de Túria) y el día siguiente se hizo lo propio con los que no pueden quemar este año (Establiment, Recatí, Illa, Mata de Rates, Baldoví y Piules). Además, tramitó ante la Generalitat la solicitud para autorizar las quemas en todo el término referido en la zona que tenía permitidas las quemas este año y mantuvo comunicación diaria con los representantes arroceros para coordinar las quemas y minimizar así el efecto sobre zonas sensibles como los cascos urbanos o infraestructuras de transporte, dos máximas que se han priorizado en la recogida de balas de paja, evitar molestias como las del humo que genera la quema y evitar también afecciones al tráfico de vehículos.

El coste estimado de la intervención de recogida ha sido de 3.600 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.