El Ayuntamiento de València asegura que la subida de impuestos la destinará a financiar servicios públicos

0
230

Los aproximadamente 29 millones de euros que se recaudarán con los ajustes y actualizaciones de distintos impuestos y tasas municipales se destinarán para financiar servicios públicos, como los 12 millones de euros que se invertiran en el mantenimiento de colectores, alcantarillado y otras infraestructuras de la red de saneamiento. Así lo ha anunciado hoy el Concejal de Hacienda, Ramón Vilar, al término de la reunión en la que se ha tratado la modificación de las Ordenanzas Fiscales para 2020, que se aprobará el próximo viernes en el Pleno Municipal, de forma inicial.

“Estamos realizando un cuadro de ajuste fiscal, tanto en tasas como en impuestos, con una actualización, porque queremos incrementar servicios tales como la recogida de basuras o la seguridad ciudadana, con la contratación de 250 policías y cerca de 60 bomberos que hoy se incorporaban a la academia y que ya son funcionarios municipales”, ha concretado el concejal, tras dar cuenta de “la evolución de algunos tributos y tasas, que no pueden bajarse si se quiere incrementar los servicios”.

En el caso el IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles) el concejal ha explicado que “llevaba congelado desde 2010, y cuya actualización, un incremento del 3%, que viene determinada por la disposición gubernamental para aquellas ciudades que llevan más de 10 años sin renovar los valores catastrales (y que en el caso de València llevan 20 años sin revisión), no será absorvido por el Ayuntamiento”.

En su intervención, el concejal ha hablado de “la complejidad de adaptar las ordenanzas a los impuestos, y a los supuestos de la ley”, y así ha explicado que el Ayuntamiento no ha podido incrementar la bonificación del 50% del IBI que se aplica a las viviendas que utilizan energías renovables.

Por otra parte, el concejal ha resaltado que el Ayuntamiento ha aumentado las bonificaciones posibles para reducir la cuota de los recibos del IBI. Se mantiene exenciones para los propietarios de tierras agrícola que las mantienen activas, y beneficios para, por ejemplo, aquellas salas de actuaciones de audiovisuales y de artes escénicas, que pueden contar con una bonificación de hasta el 60% en el caso de llevar 30 años de actividad ininterrumpida, o de que un 20 % de su programación, siempre que esta incluya un mínimo de 16 espectáculos, se realice en valenciano. También contarán con bonificación los propietarios de aquellos inmuebles que utilicen energías renovables, a quienes se les aplicará la máxima bonificación (del 95%) que permite la ley, y aquellos establecimientos históricos, catalogados como emblemáticos, que también tendrán una bonificación del 95%.

“También mantenemos las bonificaciones para las familias numerosas, si bien es cierto que los propietarios de inmuebles con valor catastral superior a 300.000 no cuentan con este descuento a la hora de abonar el impuesto, siendo esta una excepción que el año pasado sólo afectó a siete familias que residen en el centro de lac ciudad en grandes edificios e incluso palaciegos”, ha aclarado Ramón Vilar.

El Ayuntamiento también ha realizado un ajuste en los tipos de los Bienes de Características Especiales y Usos Diferenciados para grandes valores catastrales, para alcanzar la cuota tributaria media de las ciudades españolas de más de 500.000 habitantes.

 

La actualización del IAE no afecta al pequeño comercio 

El concejal ha asegurado que la actualización del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) no afecta al pequeño comercio. Está dirigida aquellas empresas con una facturación superior a un millón de euros. “Con todo, -tal como ha aclarado el concejal- esta carga impositiva, que puede suponer unos 400 euros anuales,  es inferior a la de otras grandes ciudades como Zaragoza y Sevilla”.

Asimismo, el concejal de Hacienda ha destacado que la subida impositiva por ocupar la vía publica con mesas y sillas “sólo afecta a los locales de restauración del centro y la zona de mayor afluencia turística, según un estudio realizado hace tiempo por la Universidad Politécnica de València”, y que esta medida “se ha adoptado en un momento en el que es notable el incremento de visitantes y clientes de estos locales”.

Con este argumento, Ramón Vilar también ha defendido que la modificación de la tasa de alcantarillado, “que sólo afecta a los grandes consumidores·, es decir, a los establecimientos hoteleros de la ciudad, no supondrá un gravamen importante para quien tenga que abonarla dado el  momento turístico que se vive en València y que actualmente ha generado 20 solicitudes de apertura”.

La modificación de las Ordenanzas Fiscales se aprobará en el Pleno de esta semana, de forma provisional. Seguidamente, se abrirá un periodo para que las personas o entidades que lo deseen puedan presentar alegaciones a las mismas; y con posterioridad, y después de este periodo de exposición pública, en diciembre se aprobarán definitivamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.