El Arzobispado cede dos campanas a la iglesia de Santa Catalina de Valencia

336

AVAN / El Arzobispado de Valencia ha cedido en depósito dos campanas datadas de finales del siglo XVIII y principios del XIX, procedentes del antiguo convento de San José y Santa Tecla de la ciudad, a la iglesia de Santa Catalina de Valencia.

Las campanas, con los nombres “Jesús, María y José” y “Juliana Clara”, estaban en el antiguo convento de las Agustinas Ermitañas de San José y Santa Tecla de Valencia de donde pasaron al convento de San Vicente de la Roqueta, de las mismas religiosas, en la Plaza España, en Valencia, y en el año 2008 fueron llevadas el nuevo convento de El Vedat de Torrent, ha indicado José Verdeguer, canónigo conservador del Patrimonio Artístico de la Catedral.

“Jesús, María y José” es la campana pequeña, con unos 26 kilos de peso, y de fundidor desconocido, datada en 1789, y “Juliana Clara”, la campana grande, es de 1804 y de unos 100 kilos de peso.

Ninguna de las campanas disponían de badajo pero sí de yugo por la última restauración que se hizo en 2007. La pequeña podrá ser tocada manualmente mediante un motor a impulsos y en la mayor se ha realizado un repique para el toque del Angelus y un motor de impulso para su volteo.

Las campanas se encuentran en la iglesia de Santa Catalina y está previsto que en un futuro puedan ser subidas a la torre campanario en cuanto se disponga financiación. Por ello, desde la iglesia hacen un llamamiento a los valencianos que deseen colaborar.

Recuperación de las campanas inglesas

Por otro lado, la asociación Mestres Campaners sigue con su iniciativa para recuperar las seis campanas inglesas, únicas en España, que existían en la torre de la iglesia de Santa Catalina hasta hace un siglo.

La idea del proyecto de recuperación es “hacer réplicas, con la información que tenemos, de las seis campanas originales, conocidas como ´Luteranas` porque fueron fabricadas en Londres en el siglo XVIII, y que desaparecieron o fueron destruidas a lo largo del siglo XX”, ha explicado Vicent Mesa, fundador de la asociación de Mestres Campaners. Las nuevas campanas se sumarían a las otras dos pequeñas existentes en la actualidad en la torre, llamadas ´San Eloy`, de 1846, y ´Mª de La Asunción`, de 1950.

Precisamente, quiere iniciar la restauración de la campana “San Eloy”, y su colocación en el ventanal original. La campana estaba mirando a la antigua calle del Mocadoret pero en 1942 se trasladó al Miguelete donde permaneció hasta 2003 cuando se devuelve a la torre de Santa Catalina y es colocada en el ventanal de la campana mayor.

El estado de la campana no es bueno ya que el yugo fue restaurado en el 2003 y no se ha vuelto a tratar para evitar que se deteriore por efectos climáticos. Tampoco se ha tratado para evitar carcoma y los herrajes, polea y abrazaderas están oxidados.

La propuesta de intervención de esta campana incluye descolgarla y posarla en la sala de campanas así como desmontar el yugo y restaurarlo. Para ello se lijará la madera, posteriormente, se nutrirá y se tratará para la carcoma, finalmente se pintará con un barniz especial para exterior.

Además, los herrajes, polea y abrazaderas se tratarán con esmalte antióxido. Después de restaurar el yugo se volverá a montar y se colocará en su ventanal original mirando a la plaza del Mocadoret donde estuvo casi un siglo.

La primera réplica de las campanas originales de la iglesia de santa Catalina de Valencia, la conocida como “el Peret”, fue bendecida precisamente el año pasado en la fiesta de su titular. Fue fundida en el taller de Campanas Rivera en Montehermoso (Cáceres), es la más pequeña de las piezas originales que se pretenden recuperar que fueron fundidas en Londres por Richard Phelps en el año 1729.

El Peret “es una réplica de la más pequeña de las campanas inglesas, pesa 117 kilos, mide 55 centímetros de diámetro y da la nota Sol”. La pieza recoge en sus inscripciones a Richard Phelps, al taller de Campanas Rivera y menciona el 30 aniversario de Mestres Campaners; el año vicentino, y a Jorge Dasí, empresario patrocinador de la campana que se ha costeado con aportaciones populares.

La campana mayor es la de “Santa Catalina”, conocida popularmente como “La Xarra”. “Ésta, al ser la mayor con más de 1700 kilos, tiene un coste muy elevado por lo que estamos pendientes de la Dirección General de Cultura y Patrimonio que se comprometió a financiar en su totalidad su reconstrucción”, ha indicado Vicent Mesa.

Se pueden realizar aportaciones para colaborar con el proyecto de recuperación de las campanas en el número de cuenta Banco de Santander: ES92 0075 0827 9006 0605 0224 indicando en el asunto “Campanas Santa Catalina”.

Fotografías: Arriba, las campanas cedidas a Santa Catalina por el Arzobispado. En el centro, la mayor, "Juliana Clara", y abajo, la más pequeña, llamada "Jesús, María y José”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.