Desarticulada en Paterna, Beniparrell, Moncada y Godella una banda que cultivaba y distribuía marihuana a gran escala

3827

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo criminal presuntamente dedicado al cultivo y distribución de marihuana a gran escala. Han sido detenidas 17 personas de diferentes nacionalidades como presuntos autores de los delitos contra la salud pública, organización criminal, defraudación de fluido eléctrico, blanqueo de capitales, falsedad documental e infracción a la ley de extranjería.


Los agentes realizaron ocho registros domiciliarios en Paterna, Estivella, Beniparrell, Moncada, Godella; Castellón y Ulldecona (Tarragona). Se han intervenido 162 kilos en seco de marihuana -preparada y lista para su distribución en Europa- 3.160 plantas de marihuana, 9.000 euros, dos máquinas para envasado al vacío, varios móviles, un ordenador portátil y cuatro vehículos. Además, han desmantelado seis laboratorios de producción de droga perfectamente preparados y equipados de los aparatos necesarios para lograr varias cosechas al año.

La investigación se inició el pasado mes de enero cuando los investigadores interceptaron un coche en Paterna que desprendía un fuerte olor a marihuana. Los agentes detuvieron a los ocupantes, dos hombres de origen albanés, por infracción a la ley de extranjería e intentaron localizar sin éxito departamentos ocultos de sustancia estupefaciente denominados “caletas”.

A partir de este momento los agentes continuaron con las pesquisas y localizaron varios domicilios en los que cultivaba marihuana y que a la vez servían como lugares de residencia de los arrestados. Tras varias gestiones, los investigadores descubrieron todo un entramado criminal dedicado al cultivo y distribución de marihuana.

Centro de operaciones en Paterna

Durante las investigaciones los agentes identificaron a las personas que formaban la organización criminal, compuesta en su mayoría por ciudadanos de origen albanés, y cuyo centro de operaciones se situaba en la localidad de Paterna. Desde allí, los máximos responsables de la red alquilaban viviendas unifamiliares en diferentes zonas residenciales de la Comunidad Valenciana y Tarragona con el fin de pasar totalmente desapercibidos e instalar, en dichas viviendas, laboratorios de cultivo “indoor” de marihuana.

La organización reclutaba personas, muchas de ellas sin trabajo y sin permiso de residencia, a las que tras una fase de aprendizaje y motivación les asignaba uno de los chalets en los cuales se emplazaba una plantación de marihuana que debían cuidar y recolectar. De esa forma pretendían pasar desapercibidas en el vecindario.

Los agentes averiguaron que los chalets se encontraban controlados y vigilados por otros miembros del grupo que se encargaban, tanto del suministro de material necesario para los cultivos como del avituallamiento de las personas que los cuidaban. Este escalón medio de la red también era el encargado de detectar la posible vigilancia por parte de la Policía.

Una vez que las plantaciones de marihuana eran recolectadas, se trasladaban a una nave donde se procedía al secado y envasado de las plantas para su distribución y venta al mayor, principalmente por países europeos. La operación se ha saldado con la detención de 17 personas y la incautación de 162 kilos en seco de marihuana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.