Constantino Martínez-Orts: “Escuchar una banda sonora con una orquesta sinfónica es una experiencia inolvidable”

278

Charlar con el maestro Constantino Martínez-Orts es adentrarse en el mundo de la música en todas sus manifestaciones. Curtido y experimentado en el mundo clásico, la ópera, la zarzuela…, Martínez-Orts decidió un buen día, allá por 2011, dar vida a un proyecto que venía madurando desde largo: ponerse al frente de una orquesta sinfónica con un repertorio basado en la música escrita para cine. Así daba forma a dos de sus inquietudes artísticas más visibles, su amor por las bandas sonoras y su pasión para manejar la batuta. La Film Symphony Orchestra (FSO) se origina de ese sueño y en tan solo nueve años se ha convertido en todo un referente del panorama cultural y musical  español a tal punto que…, su presencia en cualquier ciudad del país agota las entradas con meses de antelación. Al parecer, la pasión de Constantino Martínez-Orts por la música de cine es una pasión colectiva.

Constantino Martínez-Orts al frente de la FSO.

Tras su paso por Valencia durante el mes de enero la FSO vuelve a la ciudad, los días 15 y 28 de febrero al Palacio de Congresos, con el mismo programa y las ganas de satisfacer a cientos de aficionados que se vieron imposibilitados de asistir a los conciertos. Para hablarnos de las interioridades de la FSO, y su arrollador éxito, nos pusimos al habla con Martínez-Orts quien, por cierto, nos permite asegurar que en sus conciertos el verbo ‘aburrir’ no existe.

Hortanoticias: Me imagino que dirigir una orquesta sinfónica ya de por sí es un reto y una satisfacción pero…, si a eso le sumamos que la sinfónica está dedicada a bandas sonoras cinematográficas la experiencia debe ser enorme, ¿verdad?

Constantino Martínez Orts: La verdad es que, para mí, es un sueño convertido en realidad. Es una gran pasión que vengo arrastrando toda mi vida. El cine, con su música, y la dirección de orquestas son mis pasiones y unir estas dos pasiones es maravilloso. Llega un momento, en mi carrera profesional como director, que decido…; bueno, para decirlo en términos cinematográficos: decido pasarme al lado oscuro y abandonar más la dirección de repertorio clásico y enfocarla más a la dirección de esa gran pasión, que arrastro desde bien pequeño, que es la música de cine. Cuando finalizo mis estudios en España comienza mi temporada de viajes por el mundo. Visito Inglaterra, Estados Unidos , Rumanía, Italia…, y es en Estados Unidos e Inglaterra cuando veo otra manera de hacer conciertos, de plantear propuestas artísticas en directo y llego a España con esta motivación, de crear esta Film Symphony Orchestra especializada en música de cine. Escuchar una banda sonora con una orquesta sinfónica es una experiencia inolvidable.

H.: Y ya son nueve añitos uniendo bandas sonoras con una orquesta sinfónica.

C.M.O.: Sí, sí. Comenzamos en 2011 y ha ido creciendo paulatinamente. Desde la propuesta inicial, que empezó en Valencia en la primera Mostra del Cinema del Mediterrani  en la que hicimos un único concierto dedicado a James Bond y John Barry y…, desde ahí el proyecto ha ido creciendo exponencialmente hasta el punto que…, desde aquel primer concierto inicial estamos embarcados en giras de más de sesenta conciertos entre España y Portugal y con miras a la internalización de la compañía.

H.: Cuánta alegría saber que en menos de una década la FSO no solo es un proyecto que se ha consolidado sino que se abre más allá de nuestras fronteras. Aquí en Valencia se os espera con ilusión en cada concierto pero son muchas las capitales que os reciben con llenazos.

La Film Symphony Orchestra en una de sus actuaciones.

C.M.O.: Sí, sí, es verdad. En muchas ciudades nos esperan para disfrutar de la propuesta y del repertorio que llevamos. Es más, perece que no importan tanto el repertorio como el espectáculo que se lleva. En casi todos los casos es “vuelve la FSO” y la gente está pensando “a ver que nos traen esta gente este año”. Es una presión importante porque, siendo consciente de este hecho, queremos estar a la altura. Queremos innovar, sorprender y que mantengamos un espíritu de frescura y sorpresa sobre el público que asiduamente nos viene a ver.

H.: Grandes directores de orquesta como Zubin Mehta o Leonard Bernstein nunca ocultaron su pasión escénica, desde el atril, mociendo la batuta, ¿son referentes para ti este tipo de directores en la propuesta de música y espectáculo?

C.M.O.: Hmmmm, sí, de alguna manera sí pero…, no puedo decirte que ninguno no lo haya sido pero…, en especial pues Bernstein o John Williams, que al frente de la Boston Pop en los ochenta fue espectacular y yo me lo planteo muy cercano a su propuesta y a su forma de abordar la música pero…, en nuestro caso, de momento, estamos vinculados con la música de cine pero sí, vamos, tanto Mehta, como Willimas o en especial Bernstein, por su vertiente pedagógica, de intentar que esa escucha sea más activa e intentar que la audiencia este más pendiente de esos pequeños detalles y…, creo que como Bernstein lo hacía considero que eso enriquece y divierte la manera de llegar la música al espectador.

H.: Me refería al hecho que además de ser grandes directores y con un sentido del mimo y la proximidad al espectador para sentir la música, ellos no renunciaban a ser visibles en su manera de dirigir y dar espectáculo también y creo que a tú te sientes cómodo viviendo la música de esa forma.

C.M.O.: Sí, sí, esa es la idea. Entre motivos hacemos la FSO, más allá de una pasión mía por la música de cine y acercar la gran música y la orquesta al gran público, con el fin de alejar esos corsés y esos clichés, anacrónicos como el frac, la cuarta pared…, pues bueno, con mis comentarios, las luces, con una puesta en escena un poco diferente…, lo que queremos es plantear una propuesta al público algo diferente, del siglo XXI, que al fin y al cabo es nuestro público y parece que algunos conciertos están enclavados en el siglo XVIII o en el XIX y no en el actual.

H.: El repertorio actual que la FSO presenta, y con el que vuelve a Valencia, tiene nombres como Zimmer, Horner, Morricone, Williams…, pero, ¿hay espacio para Bernard Herrmann, Max Steiner, Victor Young…, que también eran muy sinfónicos?

C.M.O.: Sí, sí, por supuesto. Eran compositores de sinfónicas y nuestro discurso siempre va a ser sinfónico y son un referente indudable.  Sí que es cierto, a lo largo de la historia del cine, que el cine ha cambiado su música y hay que situarse también en lo más reciente. Yo que vengo que vengo de la música clásica, de oratorios, óperas o cantatas, me siento muy cercano a ese lenguaje sinfónico que tú comentas de Herrmann, Steiner, Miklós Rózsa o Erich W. Korngold, que tocamos en esta gira del film ‘Kings row’, pues…, me siento cercano a este lenguaje de herencia centro europeo de Malher, Strauss y…, a mí me gusta en especial pero non podemos dejar de la do a otras expresiones artísticas dentro del cine y, por eso en la gira incluimos de ‘Amelie’, con un sonido más francés, con otro tratamiento de color…, la música de Zimmer en donde la electrónica tiene un papel muy importante… Mira, otro discurso sinfónico importante es el de Alexandre Desplat de ‘El discurso del rey’, que nos acerca mucho a Mozart y…  pues intentamos de alguna manera, en cada gira, que la mayoría de compositores, de géneros cinematográficos y de décadas este presente. Es imposible que estén todos los que son pero, al menos, sí que son todos los que están.

La FSO en plena actuación.

H.: Pero el concierto es algo más que música de cine. Vas creando toda una narrativa y un argumento, de distintos creadores, con el que buscas transmitir todo un juego de sensaciones y emociones, supongo que te llevará tiempo crear cada espectáculo.

C.M.O.: Desde luego que lleva mucho tiempo crear y diseñar cada gira. Los que me conocen bien saben que la elección de cada programa de concierto me lleva a muchos meses, muchas noches de insomnio y…, ya no tanto por la película sino por la música de esa película, la adaptación de esa música en concreto al concierto, el sentido de esa música…, porque no todas las, músicas tal y como aparecen en las películas, son interpretables. Al final, el discurso de un concierto es distinto al discurso de una secuencia y no olvidemos que la música de cine está escrita para cada secuencia en concreto, para aportar narrativa o dramáticamente un determinado contenido o…, manipularlo. Así pues, tenemos que hacer un trabajo de adaptación de esas partituras para que un discurso de concierto y no de narrativa de cine. Desde luego que lleva mucho, mucho tiempo, mucho trabajo y mucha reflexión preparar una gira pero…, a mí me encanta y me hace feliz brindar al público un espectáculo que les emocione.

H.: Comentaba Daniel Barenboim que cualquiera de los nueve conciertos para piano y orquesta que compuso Beethoven o cualquiera de los conciertos para violín y orquesta de Mozart servían para una película. Que eran compositores muy ‘cinéticos’ en el sentido de imágenes, ¿podríamos decir que son músicos muy cinematográficos?

C.M.O.: Bueno, sí, es muy, muy, posible que así sea y no lo discrepo. No olvidemos que en la música clásica hay un tipo de composiciones que son programáticas, incluso las que no lo son, tienen una historia detrás. No sé…, como ‘Cuadros de una exposición’, de Músorgski y…, no me extrañaría, y Barenboim conoce a la perfección a Beethoven, que el dramatismo que imprime Beethoven y todo su lirismo tenga un gran contenido cinematográfico. Nos puede llevar a todo tipo de territorio emocional y eso tiene una gran lectura cinematográfica. Estoy de acuerdo con lo que dice Barenboim.

H.: Los conciertos del próximo día 15 y 28 de febrero, en el Palacio de Congresos de Valencia, ya tienen mucho público cautivo y son casi dos horas y media de música, ¿sí?

C.M.O.: Sí, son dos horas y media. Hay un intermedio pero el concierto en sí mismo llega casi a las dos horas y media o un poco más. Intentamos que este viaje en torno a la música del cine sea lo más completo posible y que la gente lo disfrute al máximo.

H.: Mil gracias Constantino por darnos a conocer el trabajo que hacéis desde la FSO y la pasión que ponéis en cada uno de vuestros conciertos. Os esperamos con muchas ganas por Valencia.

C.M.O.: Gracias a vosotros, ha sido un gusto, y muy pronto estaremos por allí para seguir disfrutando de la ciudad y su público.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.