Comienzan las obras del nuevo jardín en la avenida Juan XXII

425

Las obras del nuevo jardín en la avenida Juan XXIII, en Benicalap, han empezado esta semana. Los trabajos tienen un plazo de ejecución de cuatro meses y permitirán convertir un solar que lleva años sin urbanizar en una zona ajardinada de 2.358 metros cuadrados, con vegetación diversa, juegos infantiles y otros equipamientos. La actuación cuenta con un presupuesto de 317.531 euros, IVA incluido.

El vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, ha detallado que será un espacio “moderno, accesible y urbano, planteado para la integración de todo tipo de usuarios, para todas las edades, donde se respire tranquilidad, y donde se pueda pasear y disfrutar con equipamientos útiles para el vecindario, como juegos infantiles y para adultos, con una importante carga de vegetación y sombra, pero también de sol, y donde tenga cabida la biodiversidad”. El edil ha destacado que se trata de una reivindicación histórica del barrio y fue votado en los Presupuestos Participativos.

“Estamos de enhorabuena porque empieza la ejecución del nuevo jardín en el distrito de Benicalap, una demanda muy reivindicada por el vecindario del barrio, que además fue votada en los Presupuestos Participativos”, ha subrayado el vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo. “Por fin empieza el nuevo jardín en la avenida Juan XXIII, un jardín bastante grande, de más de 2.000 metros cuadrados, 2.400 metros cuadrados prácticamente, donde habrá una parte de infraestructura verde, de zonas de sombra, de praderas, pero también habrá una zona de juegos infantiles y biosaludables, para que personas de todas las edades puedan disfrutar de este espacio”. Según Campillo, “ahora mismo convertiremos un solar que se encharca cuando llueve en un nuevo jardín de barrio. Para nosotros es fundamental desarrollar la red de jardines de barrio por toda la ciudad”.

Sergi Campillo ha calificado la actuación como “un ambicioso proyecto que pretende poner en valor una zona urbana sin tratamiento y convertirla en una infraestructura verde para el uso y disfrute de la ciudadanía”. Así, se han creado distintos espacios, “con presencia importante de arbolado, plantas tapizantes y especies alineadas, todo esto expresado con un lenguaje moderno”. El diseño del jardín se ha centrado en su actividad principal, “el uso estancial y de relación, con juegos y actividades infantiles y biosaludables”. Además, se ha tenido en cuenta la esencia histórica del lugar, vinculada al uso agrícola y ganadero, las necesidades transmitidas por los vecinos y vecinas del barrio consultados y las normativas y recomendaciones municipales.

En su planta casi rectangular, el espacio “viene a dotar al barrio de un área de esparcimiento y recreo”, según ha apuntado Campillo. La infraestructura ocupa la mayor parte del vacío urbano que hay entre la isla de casas que limitan al este con la avenida Juan XXIII, desde donde se habilitarán accesos directos, y en la parte  noroeste, con las calles Sant Josep de Pignatelli y Periodista Gil Sumbiela. “Se propone un paso perimetral completo y seguro y un jardín centrado sobrelevado, para que sea un bien urbano no solo para los usuarios, sino también para la ciudadanía que circule por los alrededores”. Se han proyectado cuatro accesos, diferentes zonas de estancias, mirador, pasos, zona de juegos infantiles, juegos biosaludables y una fuente bebedero.

En cuanto a la vegetación, será variada e “incorporará soluciones que utilizan la gama cromática, texturas diferenciadas, aromas variados y material cambiante para fomentar la posibilidad de generar un jardín que evoluciona según las estaciones, con lo cual se consigue incorporar diferentes experiencias según el momento del año en que se realice la visita”, ha puntualizado el vicealcalde y titular de Ecología Urbana. Para el arbolado se han seleccionado 44 unidades, entre moreras sin fruto, árboles del fuego, fresnos de hoja estrecha, sóforas, un conjunto de falsos cocoteros y un almez de puerto ejemplar en la parte más alta del jardín. La zona perimetral dispondrá de una pradera silvestre mediterránea de grama fina y trébol, especies de bajo consumo hídrico y bajo mantenimiento. Las arbustivas previstas son de distintas formas, floración y color, con hojas aclimatadas a la zona.

Sergi Campillo ha indicado que “todo esto proporcionará un ambiente aislado y tranquilo, potenciado por el ornamento de las floraciones que a lo largo del año se darán en las especies seleccionadas, así como por la vistosidad de su follaje”. El edil ha explicado asimismo que el sistema de riego programado es proporcional, según el agua necesaria para el correcto desarrollo de las plantas de una forma eficiente, con el objetivo de minimizar el consumo de agua. Además, se instalarán conducciones de riego conectadas a un programador automático que se controla por Bluetooth.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.