Cafeteras eléctricas: qué deberías mirar bien antes de comprar una

882

Las cafeteras eléctricas pequeñas son una gran opción para aquellas personas que viven solas, o para personas mayores que no se llevan demasiado bien con la tecnología. Para estas personas, manejar algunas máquinas espresso sofisticadas y otras eléctricas complejas puede suponer un serio problema.

Además, las clásicas cafeteras italianas, o tipo Moka, también pueden suponer un peligro para ciertas personas, ya que implican usar gas para calentarlas al fuego en una hornilla. Por eso, las cafeteras eléctricas pequeñas pueden salvar todos esos impedimentos para que cualquiera pueda disfrutar de un estupendo café.

 

¿Qué es una cafetera eléctrica?

Se entiende por cafetera eléctrica toda aquella que usa la electricidad como energía para preparar el café. Pero dentro de este tipo de cafeteras existen varios subtipos…

 

Cafeteras eléctricas pequeñas

Las cafeteras eléctricas pequeñas tienen un aspecto similar a las famosas cafeteras italianas. De hecho, básicamente son esas mismas cafeteras tradicionales que se han modificado para que puedan ser calentadas en una placa eléctrica o mediante inducción, y se les ha agregado la placa para calentarlas.

Eso quiere decir que no necesitarán de una fuente externa de calor, pero siguen conservando las mismas características de las clásicas. De esa forma, cualquier persona que sepa cómo usar una cafetera italiana podrá hacer lo mismo con una de estas eléctricas compactas, solo que no tendrás los peligros de la placa vitrocerámica, el gas, etc.

Además, estas cafeteras suelen tener un sistema programado para detenerse cuando está listo (apagado automático), por lo que si tienes mala memoria no será problema si olvidas apagarla. E incluso algunas también permiten mantener el café caliente durante más tiempo gracias a que su base se calienta en ciertos intervalos de tiempo, sin que ello implique ningún riesgo.

Cafetera eléctrica Bialetti

Simplemente cargas el depósito de la cafetera (zona de abajo) con el agua, pones el filtro y dentro de él el café (zona media), la cierras a rosca, la pones sobre la base, la conectas, y tras unos instantes tendrás una o varias tazas de café, dependiendo de la capacidad de la cafetera, ya que las podrás encontrar en varios tamaños en función de la cantidad de tazas que pueden preparar simultáneamente. Al finalizar el agua hirviendo habrá pasado a través del filtro del café llevándose consigo el aroma y el sabor, y subirá por la chimenea central hasta el depósito superior…

Otro aspecto positivo de este tipo de cafeteras es que no necesitan de un mantenimiento especial. Tampoco implican hacer cambio de filtros, y son extremadamente resistentes. Y si eso te parece poco, también está la cuestión económica, ya que son bastante económicas, con precios que pueden rondar los 30 o 40€ de media.

 

Otros tipos de eléctricas

Evidentemente, existen otros tipos de cafeteras que se consideran eléctricas, entre ellas están:

  • Cafeteras de cápsulas: son las que se han impuesto últimamente por su rapidez y Se basan en el uso de cápsulas monodosis, aunque no son las que salen más económicas debido al precio de la cápsula.
  • Express y Automáticas: son un tipo de cafeteras en las que puedes preparar la dosis que tú elijas de café. Las manuales te permiten elegir multitud de parámetros, como la temperatura, mientras que las automáticas te facilitan mucho el trabajo al tener un sistema inteligente que trabaja por ti.
  • Integrables o empotrables: pueden ser de diferentes tipos, cuya única característica diferenciadora es que se pueden empotrar en los muebles de la cocina, como también se hace con lavadoras, lavavajillas, lavadoras, y hornos…
  • De goteo o americanas: son el tipo de cafetera eléctrica más clásico, aunque últimamente cada vez están más de desuso. Disponen de filtros desechables y permiten calentar el agua para hacerla pasar por el filtro con el café molido, desde donde se extrae su aroma y sabor para precipitarse en una jarra. Pueden ser ideales si tomas mucho café o sois muchos en casa, al igual que las cafeteras eléctricas pequeñas, solo que no son tan fáciles de preparar…
  • Industriales: también existen multitud de máquinas de café industriales que funcionan con Éstas no están dirigidas al consumidor (principalmente debido a su elevado precio y gran tamaño), sino que se usan para hacer café en mayor cantidad, como en las cafeterías, restaurantes, hoteles, etc.

Todas ellas con una buena relación calidad/precio, siendo soluciones muy económicas, fáciles de mantener y limpiar, y sin riesgos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.