Benimàmet arroja un balance positivo en eficiencia energética los últimos 4 meses

431

La concejala de Gestión de Recursos del Ayuntamiento de València, Luisa Notario, ha anunciado los resultados del primer balance de las nuevas instalaciones fotovoltaicas del Parque Lineal de Benimàmet, puestas en marcha el pasado mes de febrero. Tanto el consumo energético como la factura eléctrica en los equipamientos públicos que se benefician por el autoconsumo energético derivado de esas instalaciones se han reducido desde el primer momento y han llegado a ahorros máximos de hasta cerca de tres cuartas partes del consumo energético y de hasta casi la mitad del gasto económico durante el primer cuatrimestre.

En cuanto a la biblioteca del pueblo, el consumo energético se ha reducido en cada uno de los cuatro meses en por lo menos un 57,42 por ciento y hasta un 74,82 por ciento en el mes de marzo. Esto también ha tenido su reflejo en el coste económico en esta instalación, que ha sido un 43% menor que en el mismo periodo de 2019, consiguiendo en el mes de marzo una reducción de hasta el 60,4 por ciento.

El Centro de Personas Mayores de Benimàmet también ha visto reducir el consumo energético entre febrero y mayo gracias a una producción de hasta 796 kW en un espacio que en el mismo mes de hace dos años requería una producción de 930 kW. Por este motivo la factura eléctrica ha experimentado también una bajada a casi la mitad respecto a hace dos años (-46,26 %).

En cuanto al polideportivo Ricardo Ten el porcentaje de ahorro energético se ha situado entre el 31,24 por ciento del mes de marzo y el 46,63 por ciento en mayo respecto a los mismos meses de 2019 y la correspondencia en la bajada del coste económico se ha evidenciado en una reducción de más de 4.000 euros, lo que supone un 26,7 por ciento menos de lo que se pagaba por la energía en esta instalación en el mismo cuatrimestre de ahora hace dos años.

“Estamos llevando a cabo desde el gobierno de Joan Ribó diferentes actuaciones en el ámbito energético, encaminadas a incentivar y promover el uso racional de la energía y el aprovechamiento de las energías renovables, incidiendo en la sostenibilidad, el respeto al medio ambiente y la eficiencia energética y de la gestión de los recursos públicos”, ha explicado Notario, que ha destacado las intervenciones tanto del mantenimiento de los edificios municipales como del alumbrado público, así como del control energético del consistorio y “el impulso decidido para incrementar el desarrollo de la energía solar fotovoltaica con el objetivo de reducir la dependencia de los combustibles fósiles, disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero y reducir el gasto de energía que supone un ahorro para las arcas municipales”.

Notario ha puesto en valor que València sea una de las ciudades de Europa con más horas de sol, “una energía limpia, inagotable y gratis que permite luchar contra el cambio climático y que tenemos que aprovechar al máximo” y en ese sentido ha destacado “los múltiples beneficios de las pérgolas fotovoltaicas porque no solo reducen la factura energética de edificios municipales próximos mejorando su eficiencia energética, como por ejemplo mercados, colegios o centros de mayores; sino que también dotan de sombra espacios utilizados por niños y niñas, personas mayores y ciudadanía en general y permiten ampliar la red de puntos de recarga de coches y bicicletas eléctricas”.

El proyecto de las pérgolas fotovoltaicas del Parque Lineal consistió en aprovechar las pérgolas que tenía el parque para instalar placas solares en los techos, que antes eran sencillas tejas de madera. En total, el proyecto constó de 30.00 kW de potencia nominal y 35,64 kW de potencia instaladas en tres pérgolas.

 

Instalaciones en otras zonas de València

En junio del año pasado se pusieron en servicio cinco pérgolas fotovoltaicas más en la nueva plaza del mercado de Rojas Clemente (el Botànic), al aparcamiento del mercado de Castilla (Tres Forques), en el jardín junto al Centro de Personas Mayores Arniches de la plaza de Miquel Adlert Noguerol (la Llum), en el aparcamiento del mercado del Cabanyal y en el polideportivo municipal de la Malva-rosa.

Estas instalaciones fotovoltaicas se suman a otras que en los últimos años el equipo de gobierno ha ido poniendo en marcha, como la del jardín Ruaya del barrio de Morvedre, la del cementerio General de València, con 216 placas; otras en los barrios de Benicalap, Patraix, Nou Moles, el Grau y el jardín del Turia, que se adaptaron para poder ponerlas en marcha en seis edificios municipales y evitar con ellas la emisión de más de 40 toneladas de dióxido de carbono, o las del edificio municipal de Tabacalera, con 428 paneles que después de estar nueve años inactivos ya están funcionando con una producción de 14.000 kWh, lo que supone una reducción de las emisiones de unas cinco toneladas de dióxido de carbono.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.