València y Carreteras del Estado acuerdan empezar las obras del entorno de la Torre Miramar

218

El Ayuntamiento de València y la Demarcación de Carreteras del Ministerio del Estado han logrado un acuerdo “para desarrollar las actuaciones pertinentes antes de darle uso a la Torre Miramar, ubicada en la rotonda de la autovía V21 de acceso a la ciudad”. Así lo ha explicado el alcalde de València, Joan Ribó, durante la reunión que ha mantenido con representantes de la FEMECV (Federación de Deportes de Montaña y Escalada de la Comunidad Valenciana) donde se tratará la alternativa de uso de la mencionada infraestructura de unos 45 metros de estatura como rocódromo.

En este encuentro el alcalde Joan Ribó ha hablado del trabajo “interno y técnico”, realizado entre la Demarcación de Carreteras y el Ayuntamiento de València respecto a la readecuación de esta rotonda, ubicada en la entrada norte a la ciudad, “para encontrar una solución óptima y razonable que se ajuste a la voluntad del Consistorio, que quiere darle un uso a este espacio y así evitar un deterioro mayor”.

“Ahora, ya se puede avanzar que se han consensuado unas actuaciones que se validarán y materializarán en las próximas semanas acompañadas de la tramitación de un convenio de colaboración entre las partes para desbloquear progresivamente una situación insólita e impropia”, ha manifestado el primer edil, “con voluntad de dejar de mirar hacia el pasado”.

Entre los actores que han participado en estas conversaciones que se materializarán en unas obras que pueden empezar antes del verano, se encuentra el área de Conservación y Explotación de València de la Demarcación de Carreteras. Por parte del Ayuntamiento han intervenido los Servicios de Movilidad Sostenible, Centrales Técnicos, Jardinería Sostenible, Ciclo Integral del agua, Coordinación en la Vía Pública, y Mantenimiento de Infraestructuras. En cuanto al ámbito de actuación, la intervención, que se llevará a cabo en el tramo de conexión de la Ronda Norte de València y la autovía V21, incluye el estanco principal con la Torre Miramar (con una rotonda de 7.200 m²), las fuentes rectangular y circular, y el paso subterráneo.

Acuerdo entre administraciones

Por un lado, el Ayuntamiento de València ha solicitado la realización de cerca de 50 actuaciones inmediatas a ejecutar y costear por la Demarcación de Carreteras “para mejorar la utilidad, la accesibilidad, la seguridad y el mantenimiento del estanco principal, la fuente rectangular y el paso subterráneo con diferentes intervenciones como por ejemplo el cierre y la eliminación de los accesos subterráneos”. El consistorio también pide el desmontaje de las pasarelas inferiores de peatones, la habilitación de recorridos accesibles por el estanco principal, o la limpieza y eliminación de riesgos del recinto interior.

Por otro lado, el Ayuntamiento solicita el cierre de los agujeros de forjado, desagües de fondos, trabajos de jardinería de poda y reposición, así como la anulación de estancos y de la fuente rectangular, alumbrado y de los pasos de peatones semafóricos.

“A la vez se inician los trámites entre ambas administraciones para formalizar un convenio de colaboración entre el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y el Ayuntamiento de València donde se determinan el resto de actuaciones concretadas en un proyecto a elaborar por los servicios municipales y financiado de los Presupuestos Generales del Estado. El convenio servirá para recepcionar finalmente en condiciones la obra urbanizadora, es decir, la parte superior de la infraestructura viaria, y definir su mantenimiento, gestión de aguas, titulares suministros y otros compromisos entre las partes”, ha manifestado Joan Ribó.

 

Torre Miramar

El alcalde ha recordado que la Torre Miramar, “que es el elemento más singular de la rotonda, queda de momento fuera de las actuaciones y del convenio a la espera que el nuevo acondicionamiento del entorno permita generar una expectativa entre posibles interesados para gestionarla en régimen de concesión pública”.

La idea que el Consistorio le ha trasladado a la Demarcación de Carreteras “es aprovechar la estructura de la torre para un rocódromo al aire libre que sea referencia como ya ocurre en otras ciudades que aprovechan arquitecturas obsoletas para este uso”. “Sin duda, en un lugar que se destinará principalmente a los deportes urbanos se hace necesario un punto de atracción como este”, ha asegurado Joan Ribó al explicar que el Ayuntamiento está en conversaciones con diferentes entidades, 3 asociaciones, federaciones (como hoy con la FEMECV), incluso particulares buscando una idea que le ayudo a promocionar una licitación.

“El objetivo por encima de todo es regularizar finalmente la recepción de este disparate ideado por el anterior gobierno del PP y heredado por el actual Consistorio”, ha concluido el alcalde, al remarcar “la buena predisposición de las partes para arreglar la fechoría en la entrada de la ciudad, así como el trabajo transversal entre administraciones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.