Silla exigirá a Iberdrola medidas correctoras de la contaminación electromagnética que provocan sus centros de transformación eléctrica

0
801
Bankia

El Ayuntamiento de Silla ha presentado los resultados del estudio promovido por la Concejalía de Urbanismo, Territorio e Infraestructuras para medir la contaminación electromagnética de todos los centros de transformación eléctrica situados en los bajos residenciales del municipio. Se trata del primer estudio de estas características que se realiza en España y el tercero y más completo de estas características a nivel mundial tras los realizados en Israel y Hungría.

El pasado 11 de abril convocó a los vecinos afectados por estas instalaciones que son responsabilidad de Iberdrola, compañía a la que el Consistorio exigirá medidas correctoras de aquellos centros en los que se ha detectado niveles de electromagnetismo superiores a los recomendados para la salud establecidos por organismos científicos. En la presentación estuvo presente el alcalde, Vicente Zaragozá, el concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Valentín Mateos, y el autor del estudio, Enric Navarro, catedrático de física de la Universitat de València.

Si bien todos los centros cumplen la normativa vigente, algunos superan los niveles por lo que el propio informe propone una serie de medidas correctoras. En los casos más leves basta con cambiar el dormitorio de ubicación para evitar la exposición continuada pero, en otros casos, se requeiere el ‘apantallamiento’ del centro de transformación o, directamente, la sustitución por un modelo nuevo, ya que se ha comprobado que los casos donde los niveles son más altos coinciden con los centros más antiguos que, además de hacer más ruido, pueden estar fabricados con materiales cancerígenos y tienen más riesgo de incendio.

Desde la Concejalía de Infraestructuras se comprometen a exigir a Iberdrola efectuar las medidas correctoras necesarias y hacer un seguimiento para comprobar cómo evolucionan los niveles de contaminación.

“Hemos dado el primer paso, que es el más importante: conocer con exactitud los niveles de contaminación electromagnética y qué grado de peligrosidad tienen. Y allí donde existan ciertos riesgos, se tendrán que tomar medidas para garantizar la salud de nuestro vecindario”, ha remarcado Mateos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here