¿Ser político? ¡Ni de coña!

0
313

Congreso-diputadosAntaño, la gente entraba en política para forrarse, ya fuera de forma legal (sueldos generosos, dietas, gastos…) e ilegal, pero igualmente consentida por la sociedad (sobornos).

En eso, los políticos extranjeros no eran mejores que los nuestros: en ocasiones, por la cuantía escandalosa de sus coimas; en otras, por lo miserable de una conducta que cargaba sobre los fondos públicos hasta el consumo privado de una coca-cola o un huevo frito.

Ahora, a medida que se han multiplicado las incompatibilidades, se ha dificultado la práctica de su profesión de quienes la tienen y pueden ejercerla al margen de la política y se ha robustecido la figura de esos otros que no se han dedicado en su vida más que a vivir del erario sin saber hacer la o con un canuto, la política comienza a perder sus mejores hombres.

Reflexiono sobre esto a raíz del hipócrita escándalo de los cuatro duros ganados por el diputado Martínez Pujalte en su asesoramiento para salvar a una empresa y sus consiguientes puestos de trabajo. Consultó al Congreso si podía realizarlo, fue aprobado para ello, declaró la cuantía de lo percibido y pagó los impuestos generados por esa actividad. Todo ello, sin restar actividad a su labor como parlamentario y sus obligaciones con los votantes.

No me cansaré de reivindicar estos políticos que saben hacer algo más que sentarse en el escaño y que, si se dedican a la política, es por vocación pública y no porque desconozcan cómo ganarse la vida.

Pero, al parecer, la moda iconocasta actual prefiere políticos iletrados y pobres, con sueldos miserables, dedicación exclusiva a la cosa pública como si fuese una torre de marfil y, dadas tales condiciones, más proclives que los anteriores a meter la mano en la caja pública.

Conseguiremos, pues, que a la política sólo se dediquen los más tontos de cada casa. Y ése sí que será el verdadero llanto y crujir de dientes. No el de ahora, por grave que sea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.