Ribó defiende la gestión de la pandemia por parte del Ayuntamiento en el Debate sobre el Estado de la Ciudad

437

«En estos meses hemos dado un mensaje muy claro a la ciudadanía: los servicios públicos son esenciales en nuestras vidas, y por eso los tenemos que defender siempre que haga falta, frente a las tentaciones privatizadoras del pasado, y ahora con una financiación adecuada».  El alcalde de València, Joan Ribó, ha comenzado su intervención en el Debate sobre el estado de la ciudad con el asunto de mayor preocupación desde el ámbito mundial al local: la pandemia de coronavirus. El alcalde ha defendido la necesidad de los servicios públicos como garantía de atención, de eficacia y de solidaridad, y ha apelado también a la inversión en ciencia como un elemento «primordial».

El Debate sobre el estado de la ciudad 2020 es el primero que se realiza en este mandato, tras las elecciones municipales de mayo de 2019, en continuidad con los debates realizados en el mandato anterior a instancias del alcalde y del Gobierno municipal. Joan Ribó ha iniciado su parlamento ante la corporación refiriéndose al asunto que ha marcado agendas, políticas y propuestas en los últimos tiempos: la pandemia de covid-19. Ha tenido un «emocionado recuerdo para las personas que han faltado como consecuencia del coronavirus», y ha expresado el pésame «a todos sus familiares que no pudieron despedir como habrían deseado a sus seres queridos». De hecho, el Ayuntamiento de València celebró el pasado 23 de julio un acto de homenaje a todas las víctimas.

 

“Trabajar desde el consenso”

El alcalde ha destacado la voluntad de hallar «consensos, tanto por parte del Gobierno municipal, como por la mayoría de los grupos municipales» durante estos meses, que propició el Acuerdo marco para la Recuperación y la Reconstrucción de la Ciudad de València en el contexto del post-covid-19. Aprobado a principios de julio, «fue uno de los primeros acuerdos unitarios de todas las instituciones españolas», ha recordado Ribó.

El alcalde ha realizado un repaso de las iniciativas impulsadas ante la nueva situación. El Ayuntamiento de València fue una de las primeras administraciones en otorgar ayudas directas a pymes, autónomos y profesionales, y también se impulsaron desde el principio medidas para aliviar la situación económica de estos sectores mediante eliminación de tasas (que han supuesto que el Ayuntamiento ha dejado de recaudar más de 3 millones de euros en tasas como la de Mesas y sillas para la hostelería, las tasas de fallas, mercados no sedentarios (que solo aportaron el primer bimestre), tasa de mercados (no pagan segundo y tercer bimestre) y quioscos (prensa y flores, que han dejado de pagar el primer semestre…).

De manera paralela, se han puesto en marcha ayudas destinadas a dinamizar distintos sectores de la economía local: 5,3 millones a autónomos y pymes, 2.7 millones a los monumentos de fallas, hasta 4’5 millones para paliar los efectos de la suspensión de la fiesta fallera, otros 200.000 € para los artistas falleros, 1.6 millones al sector de la hostelería, 800.000 € al comercio de proximidad, 500.00 € a las industrias culturales y creativas, 500.000 € al sector emprendedor, y 400.000 € al sector productivo de fiestas.

«El Ayuntamiento ha aportado directamente cerca de 14 millones de euros a la ayuda y promoción de los sectores económicos y a la defensa de la ocupación», ha recordado el alcalde. «Más los 3 millones de tasas no recaudadas, hacen un total de 17 millones de euros para dinamizar la economía, para intentar mantener puestos de trabajo, y para tratar de evitar que se bajan persianas en esta ciudad», ha destacado Joan Ribó.

 

Seguridad en el espacio público

En segundo lugar, el alcalde se ha referido a la «necesidad de la ciudadanía de sentirse segura en el espacio público en el marco de la pandemia». «Y hemos entendido perfectamente este mensaje». Por ello, se ha reforzado intensamente la limpieza y desinfección de la vía pública, contenedores, fuentes para beber, parques y jardines, juegos infantiles, aparatos de gimnasia de mayores, zonas deportivas al aire libre, duchas y lavapiés de las playas, y fuentes ornamentales». «Y de manera muy especial hemos reforzado esta actividad en las escuelas, donde nos hemos preocupado de que nuestros pequeños puedan aprender con todas las garantías», ha añadido. El alcalde ha recordado que este «esfuerzo ingente en limpieza y desinfección ha supuesto un incremento extra de 7’4  millones de euros».

Y esa misma preocupación por la seguridad se trasladó al personal municipal, mediante la elaboración de un protocolo de actuación para las pruebas diagnósticas siguiendo las directrices de las autoridades sanitarias. El balance de la covid desde el 13 de marzo entre los empleados y empleadas municipales se cifra en 36 contagios (15 policías, 2 bomberos, 5 trabajadores de casa consistorial y 14 de Tabacalera). Y a fecha  del 16 de octubre había 11 personas afectadas y 33 en cuarentena; «y en todos los casos han sido contagios sociales, no laborales», ha subrayado el alcalde. Además de de gel hidroalcohólico, se ha repartido al personal municipal 600.000 mascarillas quirúrgicas y unas 80.000 mascarillas tipos FFP2.

El alcalde se ha detenido especialmente en la afección de la pandemia entre las personas más vulnerables: personas mayores, personas con dificultades económicas previas; personas migrantes, y personas sin techo. «Ellos y ellas, que no pueden levantar su voz, también han tenido una respuesta por parte del Ayuntamiento», ha afirmado Ribó. Desde el inicio del estado de alarma el Ayuntamiento ha reforzado los servicios gratuitos Menjar a casa, Atención Domiciliaria, Teleasistencia y Cestas Alimentarias Básicas.

 

“El dinero mejor gastado”

También se ha intensificado el trabajo conjunto con distintas entidades para disponer de plazas en centros de acogida para personas y familias en una situación precaria, así como los programas de cooperación internacional (presupuestados en 2’59 millones de euros, cantidad que supone el 0’62% de los ingresos propios municipales, con el compromiso de llegar al 0’7%). Además, durante la crisis sanitaria se han efectuado contratos y actuaciones de emergencia para atender a personas sin techo (en los polideportivos de Cabañal, Carme, Benicalap, Tramo III del Turia y Fontsanta, en hostales y albergues, en el complejo la Petxina… «Es decir, hemos actuado con previsión, coordinación y con suficiente margen; y, en total, hemos realizado un gasto social de emergencia de 7’7 millones de euros: sin duda, el dinero mejor gastado», ha afirmado el alcalde.

Durante todo el trabajo a lo largo de estos meses «codo con codo con el resto de administraciones», el alcalde ha destacado el «papel fundamental de los hombres y mujeres que conforman la Policía Local». Por eso, ha realizado una mención especial «a las nuevas incorporaciones de policías y bomberos: 30 y 40 agentes de Policía Local de las últimas promociones –ya está en marcha la promoción de 2019-, lo que supone un total de 186 nuevos agentes, «es decir, la incorporación más importante en los últimos 10 años». Y, además, 56 nuevos bomberos y bomberas y 19 operadores de comunicación.

 

“La Covid no es una herramienta de confrontación”

El alcalde ha concluido su intervención ante el Pleno Municipal reiterando el «compromiso claro del Equipo de Gobierno y de la Corporación» con la defensa de los servicios públicos, garantía de igualdad y democracia, y ha apelado a la responsabilidad de todas las instancias políticas: «el coronavirus no es una herramienta más para la confrontación política –ha afirmado- es una pandemia que tenemos que vencer con el esfuerzo de todas y todos. Su gravedad nos obliga a la colaboración entre instituciones, y también dentro de cada institución, y a dejar para cosas menos importantes la confrontación política», ha concluido Joan Ribó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.