¿Qué es la traducción jurídica?

151

En Internet existen profesionales calificados que se dedican a realizar todo tipo de traducciones jurídicas de textos legales y oficiales

Sin duda alguna, el mundo jurídico es uno de los sectores laborales donde las personas pueden encontrarse con más términos extraños que nunca antes han escuchado a lo largo de su vida, por lo que en ocasiones se hace inevitable la ayuda de expertos en la materia que sepan explicar este tipo de palabras.

El trabajo de explicación de este tipo de términos jurídico recibe el nombre de traducción jurídica, y básicamente consiste en la traducción, desde un idioma de origen hacia otro de destino, de diferentes documentos de carácter legal que pueden ser públicos (emitidos por la Administración o por instituciones públicas) o privados (emitidos por empresas privadas o particulares).

Como se puede entender, la traducción de este tipo de textos legales no es una tarea fácil, por lo que únicamente se pueden dedicar a ella algunos expertos profesionales del mundo jurídico que saben interpretar esta clase de documentos. Por suerte, en la actualidad algunos de estos profesionales calificados tienen presencia en Internet como es el caso de MC Traducciones, que se dedica a ofrecer traducciones jurídicas a todas aquellas personas que no entienden textos legales.

¿Cuándo se utiliza la traducción jurídica?

Cuando la mayoría de las personas comunes se enfrentan a la lectura de textos legales se encuentran con graves problemas de comprensión, ya que este tipo de documentos jurídicos suelen contener una gran cantidad de conceptos que no son propios de la vida ordinaria, y que por tanto resultan extraños para cualquier persona que no forme parte de este sector.

Estos textos legales suelen ser redactados por profesionales del Derecho, por lo que incluyen una terminología muy especial que no puede ser entendida por cualquiera. Si a este hecho, le sumamos que en ocasiones las personas tienen que leer textos legales en otros idiomas poco conocidos, el problema es mucho más grande.

Para traducir textos legales de una lengua a otra no basta con conocer únicamente ambos idiomas, sino que también es necesario dominar a la perfección los dos sistemas legales de estos idiomas. Y es que es bastante común ver como los términos legales cambian de un idioma a otro, por lo que la mejor opción para no cometer errores que puedan desencadenar problemas legales es contactar con algún experto en traducción jurídica.

¿Cómo contactar con un buen traductor jurídico?

Ante lo expuesto en el apartado anterior, queda bastante claro que un traductor cualquiera no puede dedicarse a la traducción jurídica, puesto que habrá ocasiones en las que no sea capaz de comprender a la perfección la intención de los textos legales.

La traducción jurídica no es igual que la traducción informativa de un texto común, ya que en muchas ocasiones, los textos legales tienen cierto carácter intencional que pretende provocar efectos legales en otro país si no son comprendidos correctamente. Por tanto, no basta con ser buen traductor y conocer el idioma de origen a la perfección a la hora de traducir un texto jurídico, sino que hay que ser un verdadero experto en el mundo del Derecho.

Por tanto, a la hora de contactar con un traductor jurídico de confianza es importante comprobar que este sea abogado o especialista en Derecho, y que además tenga grandes conocimientos en el idioma sobre el que se va a realizar la traducción de los textos legales. Se puede decir, que el traductor jurídico perfecto debe ser una mezcla entre abogado y traductor, algo que en el ámbito de la Unión Europea es denominado como “jurista-lingüista”.

Tipos de traducciones jurídicas y legales

Los traductores jurídicos son profesionales que poseen grandes conocimientos académicos del mundo del Derecho, pero que también conocen todo el vocabulario específico que puede usarse en un idioma en concreto para fabricar textos legales.

Y es que, este tipo de profesionales del sector jurídico se enfrentan a la traducción de todo tipo de textos legales, los cuales pueden ir desde contratos y acuerdos hasta actas de constitución de empresas o contratos de compra venta. Otros tipos de textos legales que suelen ser bastante traducidos son los estatutos de las empresas, las actas de reuniones, las escrituras, los documentos de propiedad intelectual o industrial, las pólizas de seguro y los testamentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.