Préstamos en el acto, una herramienta financiera interesante, pero a utilizar con cautela

556

Los micropréstamos y créditos rápidos online que tanto se han popularizado en los últimos años y que se expandieron tras la crisis financiera del año 2008 se han convertido en una herramienta financiera de mucho interés y que puede ofrecer muchas ventajas a quienes los solicitan, siempre y cuando se haga un uso responsable de estas prácticas.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha afirmado recientemente que es importante que los ciudadanos combinen la educación financiera con la responsabilidad a la hora de asumir deudas, para evitar procesos de sobreendeudamiento.

Durante la celebración del VI Día de la Educación Financiera, evento al que también asistieron Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos y Agencia Digital, e Isabel Celaá, ministra de Educación y Formación profesional, Fernández de Cos subrayó, junto a otros expertos, la necesidad de que las entidades financieras evalúen la solvencia del potencial prestario antes de formalizar cualquier tipo de contrato sobre la base de una información suficiente para proteger al consumidor.

Los préstamos en el acto como solución de urgencia

España se enfrenta en los próximos años a una crisis económica que no tiene precedentes, pues muchos analistas advierten que el impacto de la pandemia en el aspecto económico va a ser superior a la situación vivida tras el año 2008.

En esta ocasión, tanto a nivel nacional como comunitario, la apuesta para reponerse a la crisis está siendo la del estímulo económico. En España se han activado ingentes ayudas mediante la fórmula de los ERTE y ayudas sectoriales.

Sin embargo, aun así hay mucha gente que está sufriendo las consecuencias económicas del confinamiento y la reducción en la generación de ingresos. Una posible solución a esta situación es la solicitud de préstamos en el acto a través de portales como https://www.prestamosfrescos.es/prestamos-en-el-acto, plataforma que ofrece la posibilidad de acceder a créditos y su concesión de manera inmediata.

Esta práctica se ha asentado en la última década como alternativa a los préstamos y líneas de crédito que ofrecen las entidades financieras clásicas, que en los años posteriores a la crisis de 2008 cerraron el grifo de la liquidez.

En ese escenario aparecieron plataformas crediticias que imponían menos condicionantes para conceder préstamos, en ocasiones incluso sin aval y hasta para personas y empresas inscritas en las listas de morosos.

Para estos últimos, los préstamos en el acto se convirtieron en el único vehículo para acceder a financiación, pero como sostiene Fernández de Cos, hay que mantener mucha cautela con esta herramienta, pues un uso poco sensato puede llevar al sobreendeudamiento.

Los préstamos en el acto también han aparecido como una solución accesible por el crecimiento que ha vivido en internet. Hoy en día, acceder a uno de estos créditos es muy sencillo y las gestiones se pueden hacer en unos minutos. En https://finaton.com/es/prestamos/prestamos-online-en-el-acto tenemos un ejemplo de lo cómodo que puede ser solicitar un de estos préstamos.

¿Cómo elegir microcréditos o préstamos en el acto?

Solicitar un préstamo de este tipo implica tomar unas decisiones previas que faciliten la pronta devolución del dinero, pues si algo tienen estas fórmulas de financiación es que las condiciones se agravan en caso de no cumplir con las obligaciones de pago.

En este sentido, hay que valorar bien la cantidad que se necesita, el plazo de tiempo para devolver el dinero y los intereses que se firman. Algunas plataformas ofrecen a los solicitantes fraccionar la devolución del pago, pero lo habitual es que este plazo sea de varias semanas, incluso un plazo superior a un mes.

El crecimiento que han experimentado todas estas plataformas ha hecho también que existan numerosos comparadores, lo que facilita la labor al solicitante, que dispone así de una herramienta cómoda para descubrir cuál es la mejor solución a su problema financiero.

Cuidado con la letra pequeña

Los microcrétidos, que mantienen una filosofía de prestar pequeñas cantidades de dinero ideales para solventar situaciones de urgencia monetaria, son una herramienta de gran utilidad, pero siempre y cuando se utilicen de manera sensata.

Ya lo advierte Pablo Fernández de Cos, pero también el propio Banco de España, que no se opone a estas plataformas. Su opinión es que puede ser una práctica interesante para esas situaciones de extrema urgencia, pero solo hay que acudir a ellos cuando se tenga la certeza de que el dinero se va a poder devolver en tiempo y forma.

De lo contrario, los intereses se pueden volver excesivos y caer en el sobreendeudamiento. En el otro extremo están los usuarios que sí hacen un buen uso de estas herramientas, pues algunas plataformas sí ofrecen ventajas a quienes devuelven el préstamo con garantías.

El coronavirus, especialmente cuando se acaben los ERTE si no media una recuperación económica acelerada, va a impulsar la petición de estos créditos. Una educación financiera continua y un buen aprovechamiento de estas herramientas es clave para no caer en deudas imposibles de pagar.

1 COMENTARIO

  1. Buen artículo. Concuerdo en que se trata de hacer uso con sensatez. Creo que nos falta mucha educación financiera sobre el ahorro y del cómo hacer un presupuesto familiar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.