El monolito del ayuntamiento

1393

Recientemente, el grupo Compromís del Ayuntamiento de la ciudad de Valencia, al frente del cual se encuentra el alcalde Joan Ribó, ha decidido la instalación de un monolito conmemorativo en la fachada del Ayuntamiento. Se trata de un monumento que recuerda el movimiento 15-M. Se dice que éste, supuso la aparición de la “nueva política” en España.

homenaje movimiento 15M Valencia Compromís ValenciaEl alcalde se escuda en que el movimiento 15-M fue transversal y que, por lo tanto, merece ese reconocimiento en la plaza de todos los valencianos.

Si analizamos el proceder del primer edil, podemos hacer las siguientes consideraciones. Se trata de una actuación totalmente política y politizada. La plaza del Ayuntamiento no puede ser utilizada como arma arrojadiza frente a los que no piensan como ellos. Ese lugar emblemático ha sido usado por la izquierda radical para hacer escraches o insultar al adversario político, o para menospreciar la cultura y tradiciones valencianas, autorizando la instalación de ferias de libros catalanistas.

Se dice que el movimiento 15-M trajo la nueva política a la vida de los españoles, pero sin embargo, ha envejecido muy deprisa. Las puertas giratorias, los privilegios, la conversión en casta de los que impulsaron ese movimiento, evidencian el fracaso del mismo. Es por ello que no resulta acertado instalar junto a la fachada del Ayuntamiento, un hito feo, tendencioso y que no sirve para unir, sino para generar fractura y enfrentamiento.

A su vez, es un intento de Compromís de querer arrinconar al partido socialista, pretendiendo sacar rédito electoral. Resulta muy llamativo que la instalación del monolito haya también generado malestar en las filas del partido socialista al no haber contado con ellos.

Ribó actúa con total soberbia política, pues en este caso, hubiera sido necesario el consenso con los partidos de la oposición. También debería haber solicitado el dictamen de la Comisión de Patrimonio del Ayuntamiento para dicha instalación. Nada de esto ha tenido lugar: oscurantismo, mal gusto y manipulación son los tres pilares sobre los que se asienta la gestión de Ribó al frente del Ayuntamiento y lo que es peor, con la connivencia de la vicealcaldesa Sandra Gómez.

La plaza del Ayuntamiento, en la que se encuentra la casa de todos los valencianos y que alberga nuestra Real Senyera, debe ser un punto de encuentro y unión. Basta ya de utilizarla para enfrentar a los valencianos o para lanzar mensajes políticos. El alcalde Ribó tiene la obligación de impulsar la concordia, la transparencia y la buena gestión.

plaza ayuntamiento Valencia
 

La instalación de este monolito, es otro eslabón de la cadena con la que el alcalde Ribo está oprimiendo urbanísticamente la ciudad de Valencia. Hay que recordar todas las chapuzas que ha realizado en la misma plaza. Por otro lado, hay otros lugares emblemáticos como las plazas de la Reina y la de Brujas que a día de hoy están inmersas en procesos de reforma.

Por cierto, hay monumentos que sufren el abandono del Ayuntamiento porque no dan rédito electoral y respecto de los cuales, urge una intervención inmediata. Me refiero, al monumento a las víctimas de las riadas del Turia en la avenida Aragón.

[ Fernando de Rosa | senador del PP por Valencia | @fernandoderosa4 ]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.