Con España no se juega

536

Palabras nuevas para la mayoría de los españoles como Falcón, o más conocidas, muchas ya olvidadas, como Franco o Valle de los Caídos, se encuentran marcadas a fuego en el discurso del Presidente Pedro Sánchez desde que el 1 de junio de 2018 echara de la mano de los enemigos de la democracia española por una moción de censura al Presidente Mariano Rajoy.

Y no quitando importancia a algunas de ellas, la gestión de un Gobierno de la Nación no puede centrarse en exclusiva en estas cuestiones, cuando la creación de empleo se ralentiza a pasos agigantados, el crecimiento económico se enfría, el sector agrario está en guerra y, menos aún, dispensar un trato desigual a las diferentes Comunidades autonómias dotando a una de ellas con honores de estado independiente en sus reuniones. Esto, el pueblo español, no lo merece.

La ciudadanía de la Nación española está sufriendo en los últimos años un caos político a nivel nacional fruto de la excesiva polaridad y la ambición personal del Presidente del Gobierno. Acuerdos de gobierno con partidos que tienen como objetivo último el final de nuestro país, dinamitar la convivencia cívica entre regiones o que definen a nuestras señas de identidad como ‘trapos’ supone dejar al albur el destino de los españoles, que, aun siendo un pueblo fuerte y unido, no merece que se deje su futuro en manos de semejantes irresponsables, algunos de ellos cómplices y compañeros de personas que con sus conductas han contribuido a los episodios más negros de España en las últimas décadas.

Esta esperpéntica situación puede ser reversible y eso está en manos de Pedro Sánchez que, si deja a un lado las vías sectaria, independentista, batasuna y bolivariana volviendo a la senda del constitucionalismo, sin duda alguna, encontrará la mano tendida del Partido Popular.

Lo que es inconcebible es que un Presidente del Gobierno como Sánchez, aupado por semejantes socios, se autoimponga la legitimidad para exigir a los partidos constitucionalistas responsabilidad de eEstado cuando él, menos con responsabilidad, está actuando de todas las demás maneras.

La garantía de los derechos constitucionales de los españoles, la unidad de España, la igualdad entre todos los ciudadanos y el respeto a los símbolos de nuestra Nación, son nuestras líneas rojas.

Cualquier gobierno que tenga estos principios como guía de sus políticas tendrá al PP a su lado y con la mano tendida, si no, nos tendrá de frente como firmes defensores de todos y cada uno de los españoles.

[ Amparo Folgado | portavoz Grupo Popular Ajuntament de Torrent |@amparofolgado]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.