Poco dura la blancura en Moncloa

1250

Ni una semana ha pasado y ya tenemos al primer ministro con un pasado dudoso, fiscalmente hablando.

Nada que decir como profesional, ni entro ni salgo, aquí cada uno se gana la vida como puede y en un país de pandereta, la franja de 16 a 20h da para mucho.

Imagino que Pedro le habrá espetado “tu quoque Maximus, fili mi”, a lo que Maximus le habrá dicho “Minimus, es que en este país a nadie le gusta pagar “, a lo que se le podría añadir, pero sí tener servicios públicos gratuitos y de calidad, o salir a la calle defendiendo unas pensiones dignas sabiendo que pagaste gracias a que te pillaron, sin importarte en ese momento las pensiones, ni la sanidad, ni la cultura ni el deporte.

Honestamente, hay que decir que el Lazarillo que todo español lleva dentro lo entiende y hasta lo defiende en la intimidad, y a más de uno, le gustaría ser él y que no le hubiesen pillado, porque trabajar para el estado, en su caso cerca del 42% del año, no es plato de buen gusto para nadie y el que diga lo contrario creo que miente, porque aquí el que más o el que menos prefiere tener ese dinero en su bolsillo a ver cómo el político de turno contrata obras que finalmente acaban costando un 300% más o da contratos a dedo o lo malversado, le permite tener innumerables abogados, asesores, a su servicio que le aseguran salir indemne judicialmente aunque no públicamente. Al ladrón de guante blanco, la opinión pública le da igual, suele ir a la zona VIP de la vida, no a la de los mortales como usted o como yo.

La mayoría de medios de comunicación, las RRSS nos han hecho creer que esta actitud, la de Maximus, es típica de los fascistas del PP, de los empresarios corruptos o de los banqueros que por las noches les quitan las huchas a los niños.

Y miren ustedes por dónde, resulta que hasta los adalides de la moralidad y de la nueva política, parecen fascistas, corruptos y ladrones de huchas. Lo parecen sólo, porque en este país todo lo que huela a anti-pp está tocado por una varita de santidad, digna de llevar a los altares y de ser estudiada por los expertos de la Santa Sede.

Sr. Minimus, las prisas no son buenas consejeras. Sus ansias de dormir en la Moncloa y reformarla a cargo del contribuyente, han provocado dos cosas principalmente:

La primera, le ha dado la oportunidad al PP de renovarse y rearmarse, oportunidad que por él sólo era incapaz de alcanzar, porque en mi querido partido, somos muchas cosas, la mayoría buenas pero también somos unos ‘maricomplejines’, preocupados más del qué dirán que del llevar a cabo reformas internas vitales para la subsistencia del partido. Rearmarse doy por hecho que se hará, sea quién sea el nuevo presidente o presidenta del partido, lo de renovarse lo pongo en el congelador, porque también pensaba que se haría tras la debacle del 2015 y o bien se ha hecho y no se ha sabido comunicar, cosa muy típica en el PP, o directamente se ha dejado para otra ocasión.

La segunda, que los españoles estemos pendientes de su siguiente ocurrencia y no de los juzgados, muy a pesar de la mayoría de los medios. Quizá se le ocurra ampliar el número de ministerios, con el consiguiente incremento del gasto público o quizá decida nombrar a Mónica Oltra Ministra de asuntos sociales, pero para que no le pase como con Maximus, le adelanto que su Consellería lleva un retraso de dos años del pago de las ayudas a la dependencia, eso sí, si en vez de haber rellenado la instancia con los datos de mi madre, Española y Valenciana al 100%, lo hubiese hecho a nombre de Fátima, ya estaría cobrado y encima con una ayuda a fondo perdido de 523 €/mes.

No soy quién para dar consejosa quién con los peores resultados de la historia de su partido ha llegado a la Moncloa, pero busque la biblia y el crucifijo que quitó y pídales que no nos eliminen del mundial a las primeras de cambio, sino será un largo y cálido verano en Moncloa.

Recuerden, Españoles hagan lo que digo pero no lo que hacen parte de mis ministros (Minimus dixit)

Abel Aussenac | @aaussenac 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.