Más de 250 comisiones falleras han desfilado por el Museo de la Seda el mes de marzo

416

El mundo fallero ha respaldado de forma mayoritaria a la llamada del sector sedero con la campaña #salvemlaindumentaria que busca dar visibilidad y alzar la voz de un colectivo milenario como el de la Seda de Valencia, que pugna por no perecer en esta coyuntura cruel de la pandemia de coronavirus.

El Colegio del Arte Mayor de la Seda de Valencia, en este sentido, sigue firme en su lucha y una de sus acciones más destacadas ha consistido en abrir sus puertas a todos los representantes de las comisiones falleras que quisieran acudir para realizar algunas fotografías en su histórico edificio ataviados con la indumentaria valenciana, como apoyo a la campaña.

Era, más que nada, un gesto, una muestra de calor, cariño y apoyo en el momento en que más se necesita, y que ha contado con una gran acogida ya que hasta ayer, más de 250 comisiones han acudido a fotografiarse en salas tan populares del Museo de la Seda como la de ‘la Fama’, la Capilla o la de los telares.

La organización ha supuesto un gran esfuerzo para la institución, que ha tenido que crear un protocolo COVID-19 y ha contado con numerosos voluntarios para que todo fluyera sin ningún percance. Entre los voluntarios se encontraban miembros de la propia Junta de Gobierno del Colegio del Arte Mayor de la Seda, así como otras personas, incondicionales de la indumentaria valenciana, que han trabajado durante horas de forma totalmente desinteresada.

“Entendemos que el Colegio del Arte Mayor de la Seda tiene el compromiso de abrirse al pueblo y de transmitir la cultura valenciana. Ha sido un gran esfuerzo para nosotros organizar a más de 250 comisiones falleras en tan poco tiempo y cumpliendo toda la normativa marcada por la COVID-19. Sin embargo, todo gran esfuerzo tiene una gran recompensa, y ha sido la de ver cómo tantas comisiones se volcaban en apoyo a la campaña #salvemlaindumentaria y mostraban tanto cariño y respeto por esta institución”, afirma María Luisa Llorens, secretario del Colegio del Arte Mayor de la Seda.

En la entrada al Museo de la Seda se comprobaba la identificación de cada comisión y se tomaba la temperatura a los representantes de las mismas, siendo un máximo de cuatro personas más el fotógrafo. Cada 30 minutos se permitía a una comisión acceder a una de las salas habilitadas, con tiempo suficiente entre unas y otras para garantizar la ventilación del espacio. Finalmente, el recorrido terminaba pasando por la tienda y los telares del edificio.

Lamentablemente, y pese a la gran cantidad de comisiones que han desfilado por el museo, hay muchas que no han podido acudir debido al aforo limitado con el que se ha contado con lo que se está planteando la posibilidad de abrir la agenda algunos días más para dar cabida a todas las Falleras Mayores y Presidentes de comisiones que no hayan podido acudir durante estas semanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.