La casa natal del padre Carlos Ferris ya es de Albal

470

Albal ha hecho posible que la casa natalicia del padre Carlos Ferris pase a ser del pueblo. El Pleno celebrado la pasada semana aprobaba por unanimidad la adquisición del singular inmueble que suma dos siglos de antigüedad. Esta mañana, el alcalde Ramón Marí y el actual heredero de la vivienda, Juan Vicente González, han firmado ante el notario Salvador Eduardo García, la compra-venta por un valor de 273.000 euros.

El alcalde ha agradecido la sensibilidad de los propietarios por permitir que los albalenses “sean los propietarios de la casa que perteneció a una figura tan ejemplar”. Aunque el uso municipal no esté definido todavía al cien por cien, Marí ha anunciado que uno de los objetivos será convertir este espacio en una casa museo para abrir sus puertas al público.

Por su parte, Juan Vicente Gonzlález ha recordado que el impacto que tuvo una figura tan importante como fue el padre Carlos Ferris “hubiera quedado en el olvido sin gestos como el de sus herederos y el compromiso del Ayuntamiento”.

La vivienda donde nació el fundador del Hospital de Leprosos de Fontilles, un 8 de diciembre de 1856, tiene un alto valor histórico, como así se declara en el Plan General y motivo por el cual está incluida en el catálogo de bienes y espacios protegidos del Ayuntamiento. La casa se encuentra en la calle Santa Ana, número 30 y está edificada sobre una superficie de 601m².

Hasta hace dos años ha estado habitada y perfectamente conservada por Marita Inés Muñoz, otra institución en Albal por estar emparentada con el padre Carlos Ferris, por su carácter solidario y colaboración con el hospital de leprosos y que, a su muerte, donó en herencia el inmueble a su sobrino Juan V. Muñoz.

El inmueble se estructura en tres cuerpos principales. La parte delantera tiene dos alturas, que es donde se desarrolla la vivienda quedando estructurado en tres cuerpos: acceso central desde la vía pública, a la banda derecha la biblioteca, y a la banda izquierda una habitación. Se completa este cuerpo con un salón-comedor, cocina, despensa, habitaciones y aseo, siendo la planta alta diáfana. En la parte central hay un patio y, en la trasera, un antiguo corral diáfano, en dos alturas, que según apuntan los técnicos municipales, precisaría de una reforma integral para su puesta en uso.

El valor arquitectónico de la vivienda, así como de todos los vestigios y elementos que incluye el inmueble: menaje, muebles, detalles, fondo bibliográfico, incluso la cama del propio padre Ferris, suponen una joya en manos de Albal.

@hortanoticias en Telegram

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.