Javier Puebla: “Hay veces que es mejor pedir ayuda a un amigo que a un hermano”

228

Autor de novelas tan referenciales como ‘Tigre Manjatan’ o ‘El hombre que inventó Madrid’, Javier Puebla vuelve a las librerías con una nueva novela con ritmo de thriller oscuro y sonrisa ladina. ‘Es extraña la amistad’ recupera la figura del personaje de Alberto Delgado (que ya saliera en ‘Sonríe Delgado’) en donde la historia de la amistad sirve como excusa para confeccionar un juego de falsas identidades y juegos traicioneros. Para conocer mejor su propuesta, hablamos con Puebla sobre su nuevo trabajo literario.

Portada del libro.

Pregunta: ¿De verdad es extraña la amistad?

Javier Puebla: Eehh… Mira, tú eres Jimmy con un amigo, tú eres otro Jimmy con otra persona y tú eres Jimmy en lo personal y privado. De alguna manera te vas dibujando en la relación según es tu amigo o no. Además construyes la relación según es tu amigo y…, sí que creo que la amistad puede producir relaciones extrañas. La amistad tiene posibilidades de crear relaciones extrañas aunque no lo parezca. En el mundo laboral te puede justar un tipo de trabajo, te puede gustar un tipo de mujer, te puede justar un tipo de vida pero en la amistad puede darse relaciones extrañas. En mi novela, la amistad es un tipo de amistad extraña, de las que no se ven por ahí.

P.: ¿La amistad es también compartir una parte de nuestra vida con otra persona? Un poeta decía que tener un amigo es como vivir dos veces la vida, ¿se comparte la vida en la amistad?

J.P.: No sé qué poeta dijo eso pero eso permite tener otro punto de vista que aprecias tanto como el tuyo propio. Un amigo es alguien del que te fías absolutamente, un amigo de verdad. Yo lo que más aprecio en el mundo es un buen amigo conversador. Me parece el no va más. Si estamos charlando puedo ir cambiando de opinión o discutir y, de alguna manera, me voy construyendo con el amigo y voy viviendo lo que el otro dice. Sí, estoy de acuerdo con que la amistad es como vivir dos veces la vida.

P.: Lo dijo un cantautor argentino llamado Víctor Heredia recordando un comentario del poeta Oliverio Girondo sobre uno de sus escritos: ‘con un amigo la vida se vive dos veces’.

J.P.: Muy acertado lo de Girondo.

P.: El filósofo Diógenes, puede que sea un chascarrillo apócrifo, comentaba que lo importante no es ser rico en amigos sino que los amigos sean ricos. Parece que gracias a eso muchos hombres poderos le levaban alimentos a su cueva.

J.P.: (ríe) Eso es muy bueno. Yo, en la figura en la que me inspiro era un amigo pintor, que murió hace tres años, y…, era super generoso conmigo. Me enseñaba generosidad. Hay veces que es mejor pedir ayuda a un amigo que a un hermano. Una ayuda familiar puede venir forzada por esa cuestión familiar pero un amigo lo hace porque quiere. Si a Diógenes le llevan el pan eran porque querían. Lo hacían por amistad.

P.: En el caso de tu libro nos encontramos con el reencuentro entre dos viejos amigos.

J.P.: Bueno, el libro está compuesto desde voces diferentes. Primero la de Samuel, el Gordo, y luego la de Alberto. Son dos personas distintas, la novela está narrada en primera persona, la voz de Sam son frases muy largas y de un tipo más dolorido por la vida y del otro son frases más cortas, ya que es un asesino, y se hace pasar por el amigo. Digamos que la novela habla sobre la impostura porque uno de ellos es un impostor. Tiene mucho trabajo esta novela ya que está escrita a lo largo de dieciséis años. Hay capítulos donde no pasa una brizna de aire sin que yo lo sepa. Creo que el tema merecía mimo y mucha atención al tratar la amistad, la impostura y la doble intención.

P.: A Borges le gustaba mucho el tema de la usurpación de la identidad, el tema del doble. Lo usaba como un juego fantástico para hablar de temas profundos, ¿te metes en temas más complejos desde la amistad?

J.P.: Sí, es un juego y es muy filosófica. El tema del suplantador es el protagonista de mi novela ‘Sonríe Delgado’ por el que me dieron el permio Nadal y…, en esta ocasión he intentado darle una vuelta de tuerca más al personaje buscando esas aristas psicológicas y profundas sobre la suplantación y convertirse en otro. Sí, es algo filosófico que invita a pensar sobre quién es el otro y quien es uno.

Javier Puebla.

P.: Eres muy cuidadoso en la escritura. Hay mimo en tu elección de las palabras y el lenguaje. ¿Revisas mucho el texto?

J.P.: Sí, soy muy amigo de las palabras. Tengo una carpeta que se llama ‘mis palabritas’ y desde joven me definí como un cómplice de las palabras porque si las palabra son me ayudan no tengo nada que hacer. Si ellas no quieren, yo puedo poner toda la intención del mundo pero…, no saldrá nada.

P.: Javier, mil gracias por tu tiempo, mucho éxito para tu nuevo trabajo y…, que la amistad te acompañe.

J.P.: Muchas gracias a vosotros y espero que los lectores disfruten con la lectura que es lo más importante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.