Habilitan cortafuegos verdes para proteger de incendios forestales el Parque Natural del Túria y La Canyada

618

Una de los siete socios que integran el proyecto Guardian ha realizado tareas de desbroce, limpieza y clareo de las zonas limítrofes con las urbanizaciones de Masía de Traver y Els Pous, en Riba-roja, y La Canyada en Paterna. El objetivo es proteger estas áreas vulnerables de “cualquier catástrofe medioambiental que pudiera ocasionar un fuego incontrolado”.

La creación de áreas defensivas mediante cortafuegos verdes es una de las grandes líneas de acción del proyecto Guardian, que pretende proteger del riesgo ante posibles incendios las zonas residenciales que a lo largo de los años han ido proliferando a ambas riberas del Túria, según ha explicado Hidraqua.

Tanto en la zona del Parc Natural del Túria como en La Canyada la vegetación es abundante y en algunas zonas, la caña invasiva (Arundo donax) ha crecido de forma descontrolada, convirtiendo a este enclave natural en un polvorín. Por ello, las brigadas forestales trabajan sin tregua sobre una superficie de 37,34 hectáreas. Del total, 8,48 ha se convertirán en cortafuegos verdes. Se trabajará con desbroce, poda y clareo en 26,48 hectáreas y se eliminará la caña de una superficie de 2,38 ha.

Los trabajos de limpieza y desbroce se complementará con la gestión de la humedad de este combustible vivo, y que se realizará a través del agua regenerada que irradiarán los cañones (Sistema Sideinfo) instalados a lo largo de los 14 kilómetros de extensión. Estas actuaciones junto a las labores de formación a la ciudadanía en nociones básicas sobre la pirojardinería o jardinería preventiva en jardines, se generan espacios de Interfaz Urbano – Forestal autoprotegidos.

La distribución se realizará de la siguiente forma: 6 torres en Cañada Norte, 14 torres en Cañada Sur, 6 torres en Els Pous y 14 torres en Masía de Traver, que cubrirán 4 kilómetros de Interfax Urbano Forestal. Además de las torres fijas se dotará de 30 portátiles (15 en Paterna y 15 en Riba-roja), que permitirán cubrir 1,5 kilómetros extra.

Este sistema defensivo tiene como objetivo principal ayudar a proteger áreas pobladas o edificaciones ante el riesgo derivado de un incendio forestal reduciendo la intensidad del fuego, radiación, impacto de pavesas y gases (por enfriamiento) a la llegada del frente de llama a las construcciones.

Además, para evitar daños irreparables en caso de incendio, se implementará la zona de especies de baja inflamabilidad. Se trata de plantas intrínsecamente menos inflamables o más resilientes al fuego que otras que son más idóneas para estas zonas de alto riesgo.

A través de la denominada ‘selvicultura húmeda’, basada en la modificación artificial de las condiciones en una franja concreta del territorio, se consigue reducir la temperatura al sombrear el terreno, una menor radiación incidente, incremento de la humedad, una reducción de la velocidad del viento al generar fricción con la vegetación y en términos sociales y ambientales, una mejora paisajística y una gestión adecuada de zonas que pueden actuar como sumidero de carbono, y en conjunto, una reducción de la disponibilidad del combustible.

Para poder divulgar a la población residente los beneficios de estas acciones, se ha elaborado un programa de webinars abiertos gratuitos, con que se formará a la ciudadanía en la prevención contra el fuego.

 

@hortanoticias en Telegram

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.