El camino de perfección del ajedrez

0
600

Un viaje, en 32 etapas, al reino del ajedrez en la Biblioteca Nacional

Con el sugestivo título: AjedreZ. Arte de Silencio. Ocho Siglos de Cultura, la Biblioteca Nacional acoge una notable exposición sobre el milenario juego que no dejará indiferente a nadie.

El sello y la hondura de Eduardo Scala, poeta, AjedreZista, místico, artista, en suma, en el sentido más lato y auténtico de la palabra, se percibe desde el primer instante.

AjedreZ. AZ. La palabra total. El juego, la disciplina creativa que todo lo apresa y abarca. La gran paradoja del ajedrez: un diminuto mundo exterior que encierra, en su interior, un insondable universo de posibilidades creativas, en el que es dable alcanzar la realización personal. Esta es la visión que preside la singular exposición de 32 ejemplares, piezas selectas, trebejos únicos, procedentes casi en su totalidad del fondo de la BN.

Cartel de la exposición y el prototipo del Autómata de Ajedrez de Leonardo Torres Quevedo

32 creaciones. Un homenaje a los seres que pueblan el tablero. Pero también, a dos tesoros capitales para la Historia del Ajedrez, no solo español, sino mundial: el Libro de los Juegos de Alfonso X el Sabio (1283), y el bello poema alegórico Scachs d´amor, obra de Fenollar, Vinyoles y Castellví. En el códice alfonsí, el rey de los juegos, el ajedrez, se desarrolla en los primeros 64 folios. En el poema valenciano (c. 1475), las nuevas reglas del axedres de la dama se otorgan al mundo a lo largo de 64 cobles.

La magia del lenguaje. El simbolismo de los números. El ajedrez y su imbricación con otras disciplinas creativas. Una visión del juego ciencia, la del comisario de la exposición, Eduardo Scala, que compartimos.

La original exposición sobrevuela el tablero bicolor a través de 4 propuestas, que se nutren entre sí: Hitos de la Historia; Nuestros célebres tratados; Espiritualidad; Grandes Autores de nuestra lengua.

La labor de síntesis de Scala es encomiable. Así, vemos compartir espacio al rabino Ezra, con los poetas Fenollar, Vinyoles y Castellví, bajo la atenta mirada del rey Sabio.

Todos son sabios ajedrecistas, como también lo es Leonardo Torres Quevedo, cuyo prototipo del célebre “Autómata de Ajedrez” se exhibe aquí por primera vez.

La muestra de ilustres ajedrólogos no puede ser más exquisita: Francesch Vicent, Lucena, Ruy López, Josep Brunet, José Paluzíe, Félix Pareja, etc.

Es emotivo poder contemplar el extraordinario trabajo de Paluzíe: Flores del Ajedrez Español (1924), que lamentablemente no llegó a publicarse [1].

Libros y fragmentos de Ajedrez a lo Divino, es la leyenda que prefigura la tercera sección. Allí tiene cabida el célebre sermón moralizante de Jacobo de Cessolis, —quizá el texto medieval más difundido tras la biblia—, con la recepción impresa en castellano de Martin de Reyna (1549), y el Camino de perfección de Santa Teresa de Jesús,  patrona de los ajedrecistas españoles, con el célebre pasaje ajedrecístico y el misterio que aún rodea a la purga que la referencia al ajedrez tuvo en algunas ediciones.

Códice Zelada (siglo XV). Precioso manuscrito del Liber de Jacobo de Cessolis. BNE
Códice Zelada (siglo XV). Precioso manuscrito del Liber de Jacobo de Cessolis. BNE
Camino de Perfección (Nápoles, 1604). Santa Teresa de Jesús. Una temprana y cuidada edición. Dice la santa: «Pues creed que quien no sabe concertar las pieças en el juego del axedrez que sabrá mal jugar, y sino sabe dar xaque, no sabrá dar mate». BNE
Camino de Perfección (Nápoles, 1604). Santa Teresa de Jesús. Una temprana y cuidada edición. Dice la santa: «Pues creed que quien no sabe concertar las pieças en el juego del axedrez que sabrá mal jugar, y sino sabe dar xaque, no sabrá dar mate». BNE

La última de las secciones, relativa a los grandes autores de nuestra literatura que han tratado el ajedrez, desarrolla la infinita metáfora del juego. En ella se exponen antiguas y cuidadas ediciones del fondo de la BN, de obras de Cervantes, Lope, Gracián, Benavente, Balmes, Cajal, Unamuno, Gerardo Diego y Arrabal.

Pero, la joya de la corona, el Santo Grial del Ajedrez, el gran tesoro bibliográfico español, es justo una obra ausente [2], como nos recuerda la propia directora de la BN, Ana Santos, en el texto del catálogo: el Llibre dels jochs partitis dels schachs en nombra de 100, de Francesch Vicent, natural de Segorbe, e impreso en Valencia el 15 de mayo de 1495.

Gran Ausencia, reza la leyenda, donde una vitrina vacía, en inigualable homenaje, que nos conquista por completo, lamenta la aparente pérdida de «nuestro principal libro y nos impulsa a su inaplazable búsqueda».

La Gran Ausencia, el mítico incunable de Vicent. Un vacío que la hondura, sensibilidad y entusiasmo de Eduardo Scala consigue mitigar.
La Gran Ausencia, el mítico incunable de Vicent. Un vacío que la hondura, sensibilidad y entusiasmo de Eduardo Scala consigue mitigar.

En palabras de Eduardo: esta ausencia es un grito. Un grito que nos llega, nos despierta y nos transmite la empatía de su emisor. La vitrina, vacía, en espera del mágico incunable, el hijo pródigo impreso, que cambió para siempre la Historia del Ajedrez, en realidad está plena. Eduardo Scala, poeta, místico, gran AjedreZista, la ha llenado de esperanza, de convicción, de necesidad, de encomienda.

ptr

AjedreZ. Arte de silencio. Un tránsito, una vivencia, un recorrido por nuestra historia, por la verdadera Marca España, por un juego, un arte, que nadie ha dominado y que cautiva por igual a todos sus fieles, por su belleza, fantasía y veracidad. El ajedrez es la democracia, en palabras de Eduardo.

Una magnífica e irrepetible exposición, que tiene la virtud de emocionarnos, y cuya estela, impronta y recuerdo nos acompañarán siempre.

José A. Garzón

 

*Fotografías: gentileza de Eduardo Scala
*La exposición permanece hasta el 27 de enero de 2019. Biblioteca Nacional de España.
Paseo de Recoletos, 20 MADRID.

 

Notas al pie

[1] Las vicisitudes que sufrió la obra y el propio Paluzíe, han sido contadas con todo detalle en: Nuevo Ensayo de Bibliografía Española de Ajedrez (NEBEA). GARZÓN, José A., ALIÓ, Josep y ARTIGAS, Miquel. Valencia: ROM Editors, 2012.

[2] Es necesario recordar que el contenido del libro, sus 100 problemas,  fue dado a conocer por nosotros en 2005, al hallarse con toda certeza copiado en el manuscrito de Cesena (descubierto por Franco Pratesi en 1996), sobreviviendo incluso en varios problemas la redacción original en valenciano del “Vicent”, y confirmándose que los tratados posteriores de Lucena (1497) y Damiano (1512), han tomado los problemas de ajedrez moderno del incunable valenciano.(Cf. GARZÓN, José A. El regreso de Francesch Vicent. La Historia del nacimiento y la expansión del ajedrez moderno. Valencia: Generalitat Valenciana, 2005). Esta constatación realza el valor del libro y refrenda todavía más la necesidad de su hallazgo.

Respecto a la búsqueda del mítico incunable, recordemos que en 2012, pusimos en marcha el Premio Internacional Von der Lasa, al tener la certeza de que un ejemplar del libro se vendió en Barcelona, probablemente en 1913, a un coleccionista americano. El  prometedor estado actual de la cuestión, ha sido expuesto, con importantísimas novedades, en la mencionada NEBEA, nota al pie 148 (de seis páginas; pp. 521-527).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.