'Diálogos en el Bellas Artes' lleva el arte del Museo hasta las pantallas de la ciudadanía

528

El Museo de Bellas Artes de València inaugura una sección de divulgación de las obras de arte de la colección permanente a través de videos en línea que se distribuirán por la web y las redes sociales.

'Diálogos en el Bellas Artes' consiste en conversaciones del director del Museo, Pablo González Tornel, con personal experto de arte sobre piezas de la pinacoteca. El objetivo es aproximar las obras de arte a la ciudadanía desde el rigor científico y artístico.

"Vivimos en un mundo tecnológico con múltiples canales de comunicación que tenemos que aprovechar. La visita a un museo nunca puede ser sustituida pero la divulgación del arte puede adoptar diferentes formatos. Esta nueva vía de difusión a través de los vídeos es un complemento para acercar el arte a la ciudadanía, a las pantallas de sus teléfonos, de sus tabletas y de sus ordenadores", explicó el director del Museo.

En cada vídeo, se analizará un cuadro desde una perspectiva artística e histórica, y se contextualizará al autor con su tiempo. No obstante, es un contenido audiovisual distendido y destinado a un público general.

Una imagen de 'Diálogos en el Bellas Artes'.

Por este motivo, cada experto o experta ha seleccionado la obra de arte sobre la que quiere dialogar, primando, en muchos casos, factores afectivos en dicha selección. Se combinan, de este modo, una aproximación académica y otra emocional a las artes visuales. Entre algunos de los y las profesionales que comentarán la obra de arte favorita del museo están los profesores Amadeo Serra Desfiliso Sergi Doménech García y la profesora Ester Alba Pagán.

El director del Museo de Bellas Artes de València inaugura la serie de vídeos siendo entrevistado por la vicerrectora de Cultura de la Universitat de València, Ester Alba. El cuadro escogido por Pablo González Tornel es el 'Tríptico de la Pasión o de los Improperios', de El Bosco (ca 1450-1516), una tabla que en el panel central cuenta la coronación de espinas, y en los dos laterales, el prendimiento y la flagelación de Cristo.

La elección del director del Museo se fundamenta en el impacto emocional que esta obra ha ejercido sobre los públicos de todas las épocas. "Es un cuadro que conmueve porque el espectador percibe el sufrimiento de una persona que está siendo martirizada", explicó Pablo González Tornel, que ha destacado de El Bosco "esa capacidad expresiva que lo distingue de cualquier otro pintor y que lo hace tan cercano a la sensibilidad del siglo XXI. Niños y adultos, personas con formaciones muy dispares e identidades culturales diversas pueden acercarse hoy a El Bosco y conectar su sensibilidad con el genio".

El tríptico de El Bosco llegó al museo con la desamortización de 1838 procedente del convento de Santo Domingo de València. El director del Museo ha querido destacar que el cuadro perteneció a Mencía de Mendoza, una de las mujeres más cultas del mundo en el siglo XVI, amante del arte flamenco, que terminó sus días en València al casarse con Fernando de Aragón, duque de Calabria. Mencía de Mendoza trajo consigo su colección de arte, entre la que se encontraba el 'Tríptico de los Improperios', que donó al convento de Santo Domingo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.