Cultura mejora las ayudas a la catalogación y a la conservación de las construcciones en piedra seca

287

La Conselleria de Educación, Cultura y Deporte ha mejorado las bases de la convocatoria de ayudas para la catalogación de bienes inmuebles de piedra seca, así como para promover la recuperación, el mantenimiento, la conservación y la protección de la arquitectura de la piedra seca en nuestro territorio.

El objetivo de esta modificación, según destaca la secretaria autonómica de Cultura y Patrimonio, Raquel Tamarit, es “facilitar el acceso a las ayudas y su tramitación para permitir, de este modo, una más rápida resolución de estas que contribuya a la eficacia y la eficiencia de la conservación de la arquitectura de la piedra seca, que la Unesco declaró patrimonio cultural inmaterial de la humanidad en 2018”.

Las nuevas bases publicadas en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana incluyen unos criterios objetivos de otorgamiento individualizados y adaptados a las especificidades de cada una de las dos modalidades de subvenciones previstas: la catalogación de bienes inmuebles de piedra en seco por un lado; y, por otro, la recuperación, el mantenimiento, la conservación y la protección de la arquitectura de piedra en seco.

Muro en ‘pedra seca’.

Al mismo tiempo, se ha introducido una discriminación positiva en favor de los pueblos más pequeños a la hora de acceder a las ayudas, puesto que el nuevo baremo incluye hasta 2 puntos de bonificación para los municipios de menos de 500 habitantes tanto en las subvenciones para catalogar como para preservar las construcciones en piedra seca.

En las próximas convocatorias de estas ayudas regirá un baremo con un máximo de 20 puntos para cada una de las dos modalidades de subvenciones.

Preservar la piedra en seco valenciana

El territorio valenciano posee numerosos elementos construidos con la técnica de la piedra seca. La colocación ordenada de unas piedras sobre otras, sin labrar, trabadas sin argamasa de compactación, solo sustentadas por el mismo peso de estas y la solidez que confiere la disposición constructiva correcta conforman esta minimalista y sabia arquitectura.

Un paisaje de elaboración humana que se encuentra en las comarcas del norte de Castellón, como las áreas de Vinaròs-San Jorge, en el Baix Maestrat; Tírig-Catí-Albocàsser, en el Alt Maestrat, y Villafranca del Cid-Castellfort, en la comarca de els Ports de Morella, donde es frecuente encontrar casetas y barracas por todo el territorio.

En las comarcas de Alicante destacan los municipios de Callosa d’en Sarrià, Novelda, Crevillent o Pinoso, con numerosos ejemplos de ribazos, refugios agrícolas o refugios de cantero construidos con esta técnica y asociados a la antigua extracción minera. En las comarcas de Valencia encontramos en el pueblo de Enguera un número elevado de refugios, denominados ‘cucos’, repartidos por el término.

La Generalitat declaró la técnica constructiva de la piedra seca como bien de relevancia local inmaterial el noviembre de 2016. Y dos años después, el noviembre de 2018, el 32 Comité Intergubernamental de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, reunido en Port Louis (República de Mauricio), incluyó en la lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad la técnica constructiva de piedra seca, a petición de una candidatura internacional de 8 países en la que participó la Generalitat.

La candidatura, coordinada por Chipre y Grecia, estaba integrada por Croacia, Suiza, Eslovenia, Francia, Italia y España. Dentro de España, además de la Comunitat Valenciana, estaban incluidas Cataluña, las islas Baleares, Aragón, Extremadura, Andalucía, las Canarias, Galicia y Asturias.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.