¿Cuáles son las fantasías sexuales masculinas más comunes?

322

¿Quién no ha tenido alguna vez una fantasía sexual? Fantasear, ya sea en solitario o en pareja, es una excelente forma de excitarse antes de tener sexo, y provocan el mismo placer o, incluso más, que llevarlo a la práctica en sí, ya que en muchas ocasiones son solo fantasías y pensamos que en la vida real no serían lo mismo.

Tener fantasías sexuales ayuda a mejorar tu placer y tu respuesta sexual. Dependiendo de la ocasión, podrás modificarlas a tu antojo y usarlas cuando más te apetezca y lo necesites. Acompaña tus fantasías con los mejores juguetes eróticos, como los que puedes encontrar en esta web, y empieza a disfrutar.

¿Hay diferencias entre las fantasías masculinas y las fantasías femeninas?

Aunque aparentemente somos iguales y el objetivo final de las fantasías es el mismo, las fantasías sexuales de un género u otro varían, aunque todo dependerá de cada persona, por supuesto. En las fantasías sexuales de los hombres predomina la dominación por parte de ellos, ya sea viendo a otras personas practicando sexo o participando en tríos u orgías; mientras que las mujeres se inclinan más por fantasías en las que suelen ser dominadas.

¿Por qué es tan beneficioso tener fantasías sexuales?

Fantasear es una excelente forma de recrear cualquiera de las prácticas sexuales que queramos experimentar sin necesidad de llevarlas a cabo en la vida real y sin que nadie pueda saberlo. Entre otras ventajas, tener fantasías sexuales mejora la autoestima, incrementa el deseo y ayuda a tener una mejor vida sexual. Además, te permitirá recrear de nuevo momentos sexuales que ya has vivido.

Estas son las 8 fantasías sexuales masculinas más comunes

¿Quieres saber si tu fantasía sexual está entre las más comunes del género masculino? ¡Sigue leyendo y compruébalo!

Hacer un trío

Esta fantasía sexual es la más común en ambos sexos. Los hombres fantasean constantemente con hacer un trío, generalmente con dos mujeres si se trata de un hombre heterosexual, pero no solo para interactuar con ambas, sino que el hecho de imaginar que también jugarán entre ellas es algo que les excita mucho. Esta fantasía gusta tanto precisamente porque nos gusta imaginar que podemos cambiar de pareja y que a la vez esta persona será alguien desconocido (otra de las fantasías sexuales más recurrentes entre la población en general).

Tener sexo en lugares públicos

Esta es otra de las fantasías sexuales más comunes, tanto en hombres como en mujeres. Tener sexo en lugares públicos, como un probador, un baño o en medio del campo, está relacionado con lo prohibido, lo que despierta el morbo de las personas más atrevidas. Además, la posibilidad de ser descubiertos es algo que a muchas personas les excita.

Tener sexo fuera de la cama

Esta fantasía es otra de las más comunes y, por suerte, es fácil de llevar a cabo. Para ello, tan solo tendrás que buscar algún lugar en el que tener sexo dentro de casa, como una mesa, la lavadora, la encimera de la cocina, la bañera o una alfombra. Cualquier lugar está permitido y solo depende de ti elegir el que más te excite. Esta fantasía permite salir de la monotonía de una manera sencilla y se puede repetir las veces que os apetezca.

Ver a tu pareja teniendo sexo con otra persona

Esta fantasía, conocida como cuckolding, no es apta para todo el mundo. Se trata de una infidelidad permitida en la que tu pareja tendrá sexo con otra persona mientras tú lo observas todo. Esta fantasía no debe confundirse con un trío, pero tampoco con un tipo de voyerismo, ya que no es lo mismo observar a dos desconocidos que a tu propia pareja.

Practicar juegos de dominación

Las prácticas sexuales en las que existe dominación son muy recurrentes entre el género masculino. En muchos casos, los hombres fantasean con ser los amos de sus sumisas para que obedezcan y cumplan todos sus deseos. Ahora bien, también es común que los hombres prefieran ser sumisos y sea la otra persona la que los domine. En este tipo de juegos todo está permitido siempre y cuando las personas que participen den su consentimiento.

Observar sin ser vistos o ser observados

A diferencia de observar a tu pareja teniendo sexo con otra persona, en esta práctica se observa a otras personas desconocidas practicando sexo entre ellas, pero también es muy común fantasear con que nos observan mientras nos masturbamos o tenemos sexo con alguien más. Imaginar que otra persona nos observa mientras practicamos sexo nos sitúa en una situación de poder, y esto hace que la excitación aumente.

Usar disfraces

Si quieres aumentar el deseo sexual entre tu pareja y tú y no sabes cómo, usar disfraces es una forma fácil de hacerlo. Los disfraces que más gustan son los uniformes, como el de colegiala, policía o enfermera, pero las posibilidades son infinitas. Esta práctica os permitirá cambiar de rol y recrear las escenas que más os gusten. Esta fantasía tan común es fácil de llevar a cabo, por lo que no puedes dejar de probarla para saber al menos si te gusta.

Tener una pareja sexual más joven o mayor

Imaginarse teniendo sexo con una persona con una gran diferencia de edad también es una fantasía muy común entre los hombres. Tener sexo con una persona con una edad diferente a la nuestra nos aportará conocimientos y nos enseñará otras formas de practicar sexo que quizá desconocíamos.

¿Esperabas alguna otra fantasía sexual que no hemos incluido en la lista? ¿Cuál es tu fantasía sexual por excelencia? Sea cual sea tu fantasía o práctica sexual favorita, no olvides añadir un extra de placer a tus relaciones con juguetes eróticos y otros accesorios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.