Burjassot comienza su Plan Director de Arbolado municipal con un censo que geolocaliza cada ejemplar

La Oficina de Sostenibilidad Local del Ayuntamiento de Burjassot, dependiente de la Concejalía de Medio Ambiente, que dirige Emili Altur, ha comenzado a trabajar en la confección de un Plan Director de Arbolado que ayude a planificar las intervenciones municipales e implementaciones en las zonas de arbolado de la localidad.

Parc Misionero de Burjassot, junt al CastellComo primera acción de este Plan, la Oficina de Sostenibilidad ha elaborado un censo de los ejemplares presentes en municipio. El concejal de Medio Ambiente ha explicado que “del estudio de este censo, se elaborará un Plan Director que establecerá las bases y las normas para cualquier intervención que afecte al arbolado y a las zonas verdes de Burjassot y también marcará las pautas a seguir para las nuevas implementaciones de vegetación en la ciudad”.

El censo ha sido elaborado por los técnicos de la Oficina de Sostenibilidad, junto con el biólogo y arbolista Víctor Soler Fuentes y utiliza un Sistema de Información Geográfica para configurar una base de datos donde cada ejemplar está identificado, referenciado y geolocalizado. Ésta es, según explica el técnico responsable de la iniciativa, Daniel Gómez, una “herramienta fundamental” que permite “hacer seguimientos muy precisos de cada uno de ellos o en grupos: por barrios, los que tienen algún problema, los que tienen una determinada altura, los que son singulares, los de los parques, los de las calles, etc”.

El inventario de arbolado elaborado ofrece un total de más de 7.700 árboles, repartidos en las diferentes zonas de Burjassot. Así, la zona más poblada es la de las 613 viviendas, con 2.418 árboles contabilizados, seguida de la zona del Parque de La Granja, con 1.133 árboles y El Empalme. Por debajo, destaca que la zona centro del municipio cuenta sólo con 81 árboles.

Según explica Daniel Gómez, a simple vista, resulta evidente que la distribución del arbolado es muy desigual, según la zona: “así, vemos cómo dos zonas importantes como la del casco antiguo y la del centro de Burjassot, que ocupan un porcentaje importante de superficie de suelo, sólo tienen, entre los dos, un escaso 6% del arbolado total del municipio”.

Otro análisis básico, según el técnico, es la del número de árboles por habitante. La OMS recomienda que la proporción sea de, al menos, un árbol por cada tres habitantes de manera que Burjassot debería incrementar su masa de árboles hasta casi duplicarlas.

“El objetivo final tiene que ser ese”, explica Emili Altur. “Empezaremos por un estudio profundo de las especies presentes en el pueblo para establecer a partir de él las necesidades de arbolado público en nuestro territorio y planificar las acciones que sean necesarias. Los árboles, además de tener una función ornamental, purifican el aire y reducen la contaminación, regulan la temperatura y la polución sonora, y son el apoyo de vida de las diferentes especies de nuestra fauna urbana. Definitivamente, queremos una ciudad con árboles”.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *