Quart aprueba nuevos beneficios fiscales para quienes usen energías renovables y creen empleo estable

0
529

El pleno del Ayuntamiento de Quart de Poblet aprobó ayer unas ordenanzas fiscales para 2019, en las que se introducen modificaciones innovadoras respecto a ejercicios anteriores y que tienen una doble vertiente: social y medioambiental.

Quart de Poblet coche electricoEste acuerdo plenario persigue contribuir tanto a la protección del medio ambiente y la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero, singularmente el CO2, como a la generación de empleo estable.

El concejal de Hacienda y Empresas Públicas, y Proyectos Europeos, Bartolomé Nofuentes, destacó esta apuesta e incidió en el esfuerzo por mantener baja la presión fiscal sobre la ciudadanía, de manera que “de cada 1.000 euros que revertimos a cada vecino o vecina, con una de las inversiones más altas por habitante de la comarca, 352,22 euros proceden de sus aportaciones, y el resto de la gestión del equipo de gobierno”.

Nofuentes recordó que el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) establece una bonificación del 5% para aquellos bienes inmuebles en los que se desarrollen actividades económicas que consuman energías procedentes de fuentes renovables.

Estos beneficios se suman a otros como los aplicados a las viviendas de protección oficial, a viviendas de uso residencial con instalaciones para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía proveniente del sol (10% durante tres años) o las ayudas creadas por el Ayuntamiento para facilitar el pago del IBI a familias en situación socioeconómica grave.

En el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) se han planteado modificaciones ligadas al empleo, ya que se establece una reducción del 5% a las empresas que hayan incrementado el promedio en su plantilla de trabajadores con contratos indefinidos. La cantidad de empleo estable creado exigida para obtener la bonificación varía en función del tamaño de la empresa. A más trabajadores y más trabajadoras, más puestos indefinidos se reclaman. Esta reducción en la cuota se incrementa al 10% si, además, la actividad económica se realiza utilizando energías procedentes de fuentes renovables.

Además, se reduce un 5% la cuota cuando se establezca un plan de transporte para los trabajadores y trabajadoras que persiga reducir el consumo de energía y las emisiones causadas por los desplazamientos al lugar de trabajo, fomentando el uso de medios de transporte más eficientes, como el colectivo o el compartido. Se aplica a las empresas que acreditan disponer de vehículos propios que funcionen con energía eléctrica, si los utiliza la mitad de la plantilla o, al menos, 25 personas habitualmente. Si el vehículo combina electricidad y combustibles fósiles, la bonificación se reduce al 2,5% de la cuota.

El IAE se bonifica también para quienes utilicen o produzcan energía a partir de instalaciones para el aprovechamiento de energías renovables o sistemas de cogeneración. Del 50% durante el periodo impositivo siguiente a la fecha de implantación de estas instalaciones y del 5% en los siguientes ejercicios.

Por lo que respecta al Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras, se establece una bonificación del 10% cuando en la ejecución de las obras y en el transporte del material e instalaciones se utilicen medios que consuman energías procedentes de fuentes renovables. Este incentivo fiscal se suma a la bonificación del 95% en las actuaciones en edificios de uso residencial afectados por aluminosis o patologías similares, o en la rehabilitación, reparación y/o mantenimiento de fachadas recayentes a la vía pública, incluido el pintado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.