Picassent aprueba el presupuesto de 2018 con deuda 0 y una firme apuesta por el empleo

0
431

Impuestos y tasas congeladas, bajada del IBI por tercer año consecutivo, inversiones por valor de casi un millón y medio de euros y planes de empleo que superan el millón de euros son algunos de los puntos que el equipo de Gobierno de Picassent han destacado del presupuesto de 2018 que se ha aprobado en el último pleno municipal que ha contado con los votos a favor del PSOE, la abstención de Ciudadanos y PP y los votos en contra de Canviem entre Tots y Compromís.

En la sesión plenaria del mes de noviembre se presentaron y debatieron los presupuestos de cara al año 2018. Unos capítulos de ingresos y gastos que se cifran en 15.283.517,82 euros, un total que supone un 3,32 por cien más respecto al ejercicio anterior.

El Ayuntamiento de Picassent ha presentado unas cuentas saneadas pues ha conseguido reducir a cero la deuda bancaria gracias, según ha dicho la alcaldesa, Conxa García, “al magnífico comportamiento de nuestros contribuyentes y a la gestión rigurosa de los recursos por parte del equipo de gobierno”.

El presupuesto contempla una congelación de tasas e impuestos, también la bajada del IBI por tercer año consecutivo con bonificaciones importantes para familias numerosas, además de una novedosa bonificación en el impuesto de vehículos para aquellos automóviles que sean eléctricos o híbridos.

Planes de ocupación y apuesta social

Desde hace unos años, a raíz de la crisis económica, el Ayuntamiento de Picassent planteó una serie de planes coyunturales de empleo. De nuevo este año se dedica más de 1 millón de euros a Planes de Empleo y parte de ellos van dirigidos a colectivos desfavorecidos.

Además, se cuenta con talleres de ocupación, programas para jóvenes que acaban de finalizar sus estudios, plan de empleo coyuntural, talleres para personas con diversidad funcional, etc. Además, y en cuanto al área de Bienestar Social, se incrementa el capítulo de personal para atender y mejorar las necesidades existentes (con la construcción de un nuevo edificio destinado a los servicios sociales), además de reforzar y mantener los servicios a la ciudadanía así como también con las subvenciones destinadas entidades sociales.

Inversiones

La situación económica de las arcas municipales ha permitido incluir y plantear una serie de actuaciones para mejorar el entorno y servicios del municipio. Así, con un cálculo aproximado de 1.351.649,30 de euros, el texto económico plantea inversiones como la continuación de la peatonalización del casco histórico, la cuarta fase de la zona verde del barranco, reasfaltado de caminos rurales, la remodelación de la explanada de la ermita, la creación de itinerarios escolares, la renovación de las máquinas del gimnasio municipal, etc.

Estas inversiones se verán presumiblemente incrementadas con el superávit que ofrecerá el cierre del ejercicio 2017 y que permitirá emprender nuevos proyectos, aunque como reflejó Paco Quiles, concejal de Economía y Hacienda, “lo más importante además de estas inversiones es seguir con el mantenimiento de nuestras instalaciones y servicios, con la habitual y diversa apuesta socio cultural, con el respaldo a los colectivos que armonizan el día a día local, en definitiva, con el compromiso firme y decidido que Picassent sea un municipio próspero, solidario y con calidad de vida”.

El PP se abstuvo en la votación y su portavoz, Inma Guaita, señaló que “este presupuesto no tiene ni alegría ni imaginación. Es un presupuesto continuista” y recordó que “la gestión económica ha sido favorecida porque cuando gobernaba el PP en el Ayuntamiento se sentaron las bases para garantizar unos ingresos”.

También Ciudadanos se abstuvo. Su concejal Juan Manuel Bernal apuntó que “la cantidad destinada al sector comercial es claramente insuficiente, un 0,72 % del presupuesto” y planteó una actualización de los Planes de Ocupación “porque el mercado de trabajo tiene nuevas necesidades”.

Por su parte, Artur Hernàndez, de Compromís, ha justificado su voto en contra porque considera que se trata de unos “presupuestos tristes. No actualizados” donde “faltan propuestas nuevas, por ejemplo, en el área de comercio. Votamos en contra porque pensamos que es lo más coherente”. Por último, Juan Francisco Albert, de Canviem entre Tots, ha explicado que su grupo ha votado en contra de los presupuestos porque son “unos presupuestos continuistas y repetitivos en los que no se recogen los sueldos de los concejales y de los cargos de confianza”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here